Aragonès replica: “Es el momento de un referéndum acordado”

“Salen con la cabeza bien alta y las ideas intactas, con la voluntad reforzada de construir una República catalana libre”, avisa el president en su declaración institucional

Thumbnail

Primera reacción oficial del Govern a la aprobación de los indultos a los nueve condenados del “procés”, entre ellos al líder de Esquerra, Oriol Junqueras. El nuevo president Pere Aragonès ha aprovechado una comparecencia solemne junto a todo su Ejecutivo para volver a reclamar la amnistía y pedir abiertamente un “referéndum acordado”. “Es el momento”, ha replicado parafraseando en parte las palabras de Pedro Sánchez en la escalinata de la Moncloa al asegurar que “ahora es el momento de la política” tras explicar las medidas de gracia.

“Desde el Govern destinaremos todos los esfuerzos a hacer posible esta nueva etapa donde la negociación y la política deben ser el espacio para resolver un conflicto que lleva demasiado tiempo enquistado”, ha admitido Aragonès en una declaración institucional de apenas cinco minutos en la Galería Gòtica del Palau de la Generalitat.

El president, eso sí, ha iniciado su intervención acentuando el discurso independista y subrayando dos ideas: los condenados por el 1-O entraron “convencidos de no haber cometido ningún delito” -ha hablado de sentencia “injusta”- y salen “con los mismos ideales”. “Salen con la cabeza bien alta y las ideas intactas, con la voluntad reforzada de construir una República catalana libre”, ha advertido.

Y aquí es cuando ha echado mano del resultado que obtuvieron las fuerzas independentistas en las urnas al superar el umbral del 50% de los apoyos contando con los votos del PDeCAT, formación extraparlamentaria. “Constatando una vez más que somos muchos los que estamos convencidos de que la independencia es la mejor herramienta para mejorar la vida de toda la ciudadanía del país. Para generar más equidad e igualdad de oportunidades”, ha radiografiado al respecto.

A continuación, ha recurrido a la primera persona del plural para admitir su apuesta por la mano tendida: “Somos muchos los que estamos convencidos de que la mejor manera de conseguirla es la vía del diálogo, es la vía de la negociación, es la vía del acuerdo”. Un mensaje en consonancia con las palabras de Oriol Junqueras hace dos semanas, cuando puso voz al giro estratégico de Esquerra en una tribuna pública, avaló los indultos y aparcó la vía unilateral, algo que provocó el enfado de gran parte de JxCat.

“Es el momento de la amnistía y del derecho a la autodeterminación. Es el momento de un referéndum acordado. Es el momento de la solución que genera más consenso interno, que asegura el aval internacional y que garantiza una cohesión social del todo irrenunciable”, ha reiterado fijando las líneas rojas del independentismo y apostando por la vía acordada con el Estado. Un pragmatismo, el que abandera Esquerra, visto con enorme recelo por gran parte del independentismo y que Aragonès ha defendido escudándose en los indultos: “El paso de hoy [del Gobierno de Pedro Sánchez] ayuda a generar credibilidad en este camino, en el camino de la negociación y el acuerdo para resolver el conflicto”.

Mención explícita a Puigdemont

Sobre estas exigencias ha pivotado la segunda parte de su discurso, en la que ha aprovechado el informe aprobado por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa a favor de los indultos y en el que reclama “considerar la posibilidad de poner fin a los procedimientos de extradición” en vigor contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el resto de políticos catalanes huidos de España para exigir el “fin de la represión” con la amnistía.

Los indultos “en ningún caso acaban con una represión contra aquellos que queremos decidir libremente si Cataluña debe convertirse en una república con todos los derechos y todas las libertades” ha advertido para pasar a mencionar directamente el caso del líder de JxCat. “En ningún caso resuelve la situación de las exiliadas y del exiliados, con el presidente Puigdemont al frente”.