La investigación señala que el magnate McAfee se ha suicidado

Fue hallado muerto en su celda de la cárcel barcelonesa de Can Brians

Thumbnail

John McAfee, fundador del antivirus McAfee, ha sido hallado muerto en su celda en la prisión de Brians 2, en Barcelona, según fuentes penitenciarias. Los Mossos d’Esquadra apuntan a un suicidio tras una investigación preliminar realizado en el lugar de los hechos.

La muerte del magnate se produce un día después de que el Tribunal Supremo haya aprobado su extradición a Estados Unidos durante una visita celebrada la semana pasada. La defensa de McAfee tenía tres días para formular recursos contra la decisión, aunque no se esperaba que esta se revirtiera.

El fallecido fue detenido el 3 de octubre de 2020 por la Policía Nacional en el aeropuerto de El Prat (Barcelona), poco antes de tomar una vión a Turquía.

Estados Unidos acusa a John McAfee de varios delitos fiscales después de descubrir que supuestamente evadió cuatro millones de dólares en impuestos por ganancias obtenidas por el comercio de criptomonedas entre 2016 y 2018. El fundador del conocido antivirus que lleva su nombre se enfrentaba a un total de diez años de prisión.

En su último mensaje publicado en Twitter, el pasado 16 de junio, hace referencia a las acusaciones hechas en su contra por Estados Unidos. Aseguró que no tiene acceso a las monedas digitales. También manifestó que sus amigos desaparecieron pero que no se arrepiente de nada.

El departament de Justicia de la Generalitat ha emitido una nota de prensa oficial, explicando que funcionarios de vigilancia penitenciaria y los servicios médicos hicieron una intervención tras encontrar el cuerpo de John McAfee. Lamentablemente no fueron capaces de reanimarlo. “La comitiva judicial se ha desplazado hasta el centro penitenciario e investiga las causas del deceso. Todo apunta a que podría tratarse de una muerte por suicidio”.

El departamento de Justicia de los Estados Unidos también ha confirmado la muerte de McAfee, aunque aún no han emitido un comunicado oficial con las causas.

Durante la última década, John McAfee tuvo decenas de problemas con la ley en difernetes partes del mundo. Ha sido acusado de estafa, asesinato, evasión de impuestos, e incluso ha fingió problemas de corazón para librarse de ser detenido.

De acuerdo con el departamento de Justicia, servicios médicos de la prisión trataron de reanimar de forma infructuosa al estadounidense, de 75 años, en lo que “todo apunta a que podría tratarse de una muerte por suicidio”.

El deceso del pionero del antivirus se conoció pocas horas después de que la Audiencia Nacional de España diera el visto bueno para extraditarlo a Estados Unidos, donde está desde hace años acusado de evasión de impuestos.

McAfee, quien vivió por meses en un bote en Cuba y otras islas del Caribe, había sido arrestado en octubre pasado en el Aeropuerto Internacional del Prat, en Barcelona, mientras trataba de volar a Turquía.

Durante la audiencia por la extradición, el empresario, cuya deuda tributaria Estados Unidos se eleva a más de cuatro millones de dólares, aseguró haber pagado “millones de dólares en impuestos” y dijo ser víctima de una persecución política por haber denunciado corrupción en la agencia tributaria.

En contra de la tesis de la defensa, el tribunal descartó que haya indicios de “persecución motivada por cuestiones políticas, de ideología o similares” dado que, “más allá de las alegaciones verbales” de McAfee, no se ha aportado “indicio alguno revelador” de que pudiera estar sometido a ella.

Los investigadores sospechaban que se habría embolsado junto a su asesor “más de 13 millones de dólares” a través de “tramas fraudulentas” en internet y se los investigaba por siete presuntos delitos de conspiración para cometer fraude bursátil y lavado de dinero.

John McAfee fue uno de los primeros programadores en diseñar un antivirus y desarrollar un escáner de virus informático cuando trabajaba para la empresa aeroespacial Lockheed.

En 1989 fundó la empresa antivirus McAfee Associates, que durante unos años se dijo Network Associates y que finalmente se convirtió en la empresa McAfee que conocemos. En 2010 puso en marcha un nuevo proyecto centrado en la bioseguridad al frente de la empresa QuorumEx, con sede en Belice.

En uno de los escritos en el que McAfee pedía su libertad a España, el empresario había calificado de “excesiva crueldad de trato” que siga en prisión y cuestiona que el tribunal no haya contemplado medidas alternativas para conseguir que esté a disposición de la Justicia.

A la vez, mencionaba “los riesgos que le acechan”, como no haber sido vacunado contra la COVID-19 “al contrario que el resto de la población española en su franja de edad” o la enfermedad crónica que padecía y el insuficiente tratamiento médico que recibía en la cárcel.