¿Cuál es el lugar que se prepara ya para un gran apagón eléctrico en España?

La advertencia de Austria de la posibilidad de quedarse sin luz obliga también a las administraciones a estar en alerta

Madrid. Rivas Vaciamadrid.
Madrid. Rivas Vaciamadrid. FOTO: Cipriano Pastrano Delgado La Razón

Austria lanzó una serie de recomendaciones para que sus ciudadanos se pertrecharan con utensilios para afrontar una posible crisis de suministro eléctrico en los próximos años. El Ministerio de Defensa austriaco, autor de la alerta, alude a que los “expertos esperan un apagón en los próximos cinco años” y esto ha desatado prácticamente una corriente de inquietud en muchos rincones de España y de Europa (por ejemplo, en Alemania) en un momento de máxima sensibilidad por los problemas que está habiendo con el suministro del gas. En este marco, ya hay una autonomía de España que ha iniciado preparativos por si se produjese: Cataluña.

El subdirector de Programas de Protección Civil, Sergio Delgado, habló en una reciente entrevista en “Rac1″ que el apagón eléctrico es “una posibilidad real”. “Es un escenario que se ha trabajado y que tenemos preparado”, aseguró Delgado, aunque matizó que, de momento, están “tranquilos”. “Es un escenario que siempre hemos tenido en la cabeza y se han producido incidencias más o menos pequeñas, es un ámbito que tenemos planificado y preparado”, añadió.

Hay ya una estructura de coordinación preparada, que es una mesa de servicios básicos por si faltaran productos básicos, aunque Protección Civil tiene también elaborada una lista de consejos a los ciudadanos para una emergencia. En este sentido, el organismo de la Generalitat sugiere un kit de emergencia por si es necesario salir de casa y otro por si se puede permanecer en la propia vivienda.

En el primer caso, se aconseja una mochila de emergencia que incluya la documentación (DNI, pasaporte...), tarjetas de crédito o dinero, llaves de casa, una lista de contactos de personas que vivan en otros municipios, linterna y radio con pilas de recambio, un teléfono con cargador y un silbato por si fuera necesario pedir ayuda. Asimismo, también se recomienda comida, ropa, agua y un botiquín de primeros auxilios.

En el segundo caso, se requeriría lo mismo, aunque habría que sumar una vela, saco de dormir y manta, dos litros de agua por día y persona y un abrelatas. Lo cierto es que se está disparando la demanda de todo este tipo de utensilios (camping gas, linternas, GPS o pilas) aconsejables para sobrevivir a un apagón eléctrico.

El último gran apagón que se registró en Cataluña fue en Barcelona en 2007, cuando una avería (un incendio en una subestación) dejó sin luz a casi 300.000 personas durante tres días. A lo largo de estos últimos años, también se han ido produciendo pequeñas incidencias en algunos puntos de la autonomías, pero rápidamente corregidos, sin generar importantes contratiempos.

Los expertos también suelen explicar que la situación de Austria, autor de la alerta, es poco comparable a la de España porque en el centro de Europa los países están mucho más interconectados a nivel eléctrico que en la península ibérica. Es decir, una incidencia en un país vecino de Austria puede acabar repercutiendo sobre el propio país (es, de hecho, lo que a punto estuvo de suceder el 8 enero cuando se produjo una incidencia en una subestación de Croacia que pudo haber dejado a buena parte de Europa con problemas de luz). En cambio, España tiene mínima dependencia de Portugal y todavía menos con Francia y eso la hace menos vulnerable, a pesar de que la propia Unión Europea ha instado a España a aumentar su interdependencia.

En España, en todo caso, las autoridades han descartado la posibilidad de un apagón eléctrico. La vicepresidenta del ramo, Teresa Ribera, ha llegado recientemente a rechazar ese escenario con “total seguridad”.