¿Cuándo desaparecerán las casetas de los peajes en las autopistas?

Algunas autopistas catalanas ya no cobran por el uso aunque sin modificaciones se generan retenciones muchos días

Aspecto del peaje de La Roca del Vallés (Barcelona)
Aspecto del peaje de La Roca del Vallés (Barcelona) FOTO: Quique García EFE

Circular sin peajes ha sido una de las situaciones más extrañas que los ciudadanos de Cataluña han experimentado en últimos años. Así, desde el pasado 31 de agosto, las autopistas que terminaban sus concesiones levantaron la barrera para los usuarios.

Por primera vez en muchos años los conductores han podido circular sin pagar por estas, algo extraño para algunos. Esto comportó que ciudadanos empezasen a usar estas vías con mayor asiduidad algo que, debido a la falta de previsión, ha provocado grandes retenciones cada fin de semana.

Por este mismo motivo, las autoridades han empezado a desmontar las casetas de los peajes en los últimos meses aunque esto se ha dado en aquellas que pertenecían a la Generalitat no así a las del Estado.

Principios de año

La falta de trabajo en estas casetas ha comportado que en aquellas vías donde no se debe parar ahora si debemos reducir la velocidad considerablemente. Por ejemplo, en el peaje de Martorell muy cercano a Barcelona, se debe pasar en apenas mil metros de 120 Km/h a 30Km/h.

Esto supone una reducción muy considerable de la velocidad que convierte el gran espacio del que dispone el peaje en un embudo por donde debemos circular dentro de las antiguas casetas.

Así, las autopistas como la AP7 que quedaron liberadas de La Junquera hasta Tortosa, aun cuentan con las casetas que influyen de forma excesiva en el tráfico.

Además, el problema de la reducción de la velocidad se suma al de el incremento de vehículos en estas vías. Ahora, muchos conductores que utilizaban otras carreteras secundarias para no pagar también conducen por estas, lo que provoca un aumento considerable del tráfico.

Así las cosas, el efecto embudo de estas se multiplica y ayuda a generar mayores retenciones en los antiguos peajes. Esto, ha obligado a las autoridades a tomar medidas que, aunque han sido posteriores al final de las concesiones trataran de aliviar el tráfico.

Aun así, las obras en la C32 y C33 se espera que finalicen a mediados de este mes de noviembre pero parece que en las otras vías se demorará algo más.

Las tareas de desmontaje se llevarán a cabo gradualmente hasta el primer semestre de 2022 en zonas como la de Tarragona. En estas, el Gobierno prevé realizar una inversion de unos siete millones de euros para que sea más rápido.

Se espera que las tareas por parte del Ministerio de Transportes acelere los nuevos contratos para que las casetas de los peajes desaparezcan y mejorar los problemas de tráfico que están generando.

Así, para mitad del año que viene, la idea parece tomar forma y los catalanes podrán circular por las autopistas como les prometieron sin tener que reducir la velocidad o verse inmersos en largas retenciones provocadas por las casetas fuera de servicio.