El dibujo de Picasso para Els 4 Gats: ¿original o copia?

La obra fue devuelta a Sotheby’s por las tres galerías que lo adquirieron en 2002 ante la ausencia de documentación

Una imagen del joven Pablo Ruiz Picasso
Una imagen del joven Pablo Ruiz Picasso FOTO: La Razón

El lote número 1 de la próxima subasta en Hôtel des Ventes de Montecarlo sigue generando preguntas, muchas preguntas. El dibujo que un joven Pablo Ruiz Picasso realizó para el menú de la cervecería Els 4 Gats, como ya explicó este diario el pasado día 2, sale en este establecimiento monegasco con un precio de salida de 120.000 euros, aunque se espera que pueda alcanzar los 150.000. Sin embargo, tal y como ya se planteaba aquí, había algunos interrogantes sobre el pasado de una obra que solamente se conocía a partir de la impresión realizada entre 1899 y 1900 del dibujo original por el entonces un desconocido artista.

El 24 de junio de 2002, la pieza salía a subasta en Sotheby’s de Londres con un precio de salida de 120.000 libras, unos 179.533 dólares. Se remató por 149.650 libras, unos 223.892 dólares siendo adquirido por un grupo formado por tres prestigiosas galerías de arte: Oriol Galeria d’Art de Barcelona, Guillermo de Osma Galería de Madrid y la Galerie Thessa Herold de París. Se puso en venta por 420.000 euros, pero las cosas no salieron bien.

El galerista Marc Domènech, uno de los responsables de la desaparecida sala Oriol Galeria d’Art, ha explicado a este diario que la pieza fue devuelta a Sotheby’s. «No nos sentíamos cómodos para su comercialización», recordó. Una de esas «incomodidades» era que la Picasso Administration, la entidad dedicada a la gestión y la defensa de los derechos del pintor malagueño, no había querido certificar la obra. A Sotheby’s se le pidió documentación sobre el dibujo, pero nunca llegó. Una de las dudas era saber quién era Luis Camps de Barcelona, el supuesto primer propietario de este trabajo picassiano.

La casa de subastas reembolsó a los tres galeristas el dinero gastado en 2002, y volvió a intentar venderla el 8 de noviembre de 2006 en Nueva York por un precio de salida de 300.000 dólares. No logró ningún comprador.

Una imagen de la obra que se pone ahora a subasta en Montecarlo
Una imagen de la obra que se pone ahora a subasta en Montecarlo FOTO: La Razón

Cuando en 2020 se intentó otra vez vender sin éxito, en esta ocasión en en Vanderkindere, de Bruselas, y con un precio de salida de 30.000 euros, en la ficha no se indicaba ninguna bibliografía sobre la obra. Ahora, en Mónaco, sí se han encontrado para demostrar la autenticidad de la obra.

El más importante de los datos proporcionados se refiere a la inclusión de la pieza en el catálogo razonado de Picasso realizado por Christian Zervos. La aparición en el «Zervos», como es conocido popularmente esta monumental obra, es un aval para coleccionistas, galeristas, casas de subastas y museos al tratarse de una obra que Zervos realizó con la implicación directa de Picasso. Allí, en efecto, se reproduce en la página 93 de uno de los tomos. Sin embargo, hay un matiz importante que parece omitir Hôtel des Ventes de Montecarlo. Zervos escribe: «Menú de “Quatre Gats” en colores, según [“d’après”, en el original francés] el original del artista». Es decir, la ficha se basa en el menú impreso del establecimiento, no en el dibujo original al que ni Zervos ni Picasso accedieron en 1954, en el momento en el que se publicó este volumen del catálogo razonado. El riguroso responsable de inventariar la producción picassiana apunta las medidas de esta pieza, la número 193 en su listado: 22 por 16 centímetros. Si nos vamos a la ficha de la casa de subastas de Montecarlo. allí se afirma que lo que tienen en venta mide 49,4 por 47,3 centímetros.

En la bibliografía aportada por Hôtel des Ventes de Montecarlo para la pieza estrella de su subasta del próximo día 20, se indica que la pieza se reproduce en los catálogos de varias exposiciones, como la titulada «Picasso y Els 4 Gats», celebrada en el Museu Picasso de Barcelona entre 1995 y 1996, o «Picasso: Los primeros años, 1892-1906» que tuvo lugar en la National Gallery of Art de Washington y el Museum of Fine Arts de Boston entre 1997 y 1998. Pero allí lo que se expuso, como ha podido constatar este diario, no fue el dibujo que se presenta en Mónaco sino un ejemplar del menú que se guarda en el musoe dedicado al pintor en la capital catalana.

También resulta extraño que no exista ni rastro ahora el certificado que en 1999 realizó Josep Palau i Fabre, el gran estudioso picassiano. ¿Por qué no ya no se empleó en la venta de 2020 y no aparece ahora, en Montecarlo? En la Fundació Palau, en Caldes d’Estrac, donde se guarda el archivo del estudioso, sí existe copia del documento ahora ignorado.