Detenida una mujer por matar a 12 perros en su finca

Los agentes del Seprona de la Guardia Civill hallan docenas de animales en un estado inmundo en la casa de la arrestada en Lloret

Los animales presentaban una extrema delgadez
Los animales presentaban una extrema delgadez FOTO: Guardia Civil

Agentes del Seprona de la Guardia Civil han detenido a una persona por un presunto delito de maltrato animal por la muerte de 12 perros y el abandono de 18 animales más, que se han podido rescatar de una finca de Lloret de Mar.

La investigación se remonta al 2 de febrero cuando la policía recibió una denuncia ciudadana que alertaba de un inmueble con un gran número de perros en aparente estado de abandono y también de animales muertos, en una parcela de ‘Las Masías de Lloret’. Los agentes acudieron y encontraron numerosos perros vivos, pero en muy malas condiciones, sin agua, ni comida y con una gran cantidad de excrementos y otros residuos.

Los animales estaban extremadamente delgados y tenían heridas provocadas por las condiciones en las que se encontraban. Una vecina de la zona se había encargado de alimentarlos durante los últimos meses.

La Guardia Civil se puso en contacto con la Policía Local y el Ayuntamiento de Lloret para interesarse sobre el caso y pudo constatar que desde 2019 se estaba instruyendo un expediente, que acumulaba varias denuncias y requerimientos, sin que el propietario los atendiera y dificultando en numerosas ocasiones su localización.

Además, en las zonas próximas a la vivienda, los técnicos de protección civil del Ayuntamiento habían retirado varios perros que creen que habrían conseguido escapar de la finca. Ante la gravedad de los hechos, la Guardia Civil pidió entrada y registro a la finca.

Después de recibir la autorización judicial, los agentes accedieron el 9 de febrero y constataron la situación de abandono de 18 perros y la muerte de al menos 12 más, la mayoría encerrados en dependencias de la casa sin acceso a la comida que les proporcionaban los vecinos.

En cuanto a la propietaria, el Seprona organizó un dispositivo de investigación y consiguió detenerla el 23 de febrero.