Colau controlará con drones la verbena de San Juan en Barcelona

El Ayuntamiento presenta el dispositivo policial para minimizar los efectos de la celebración

Verbena de San Juan en Barcelona
Verbena de San Juan en Barcelona FOTO: Efe Efe

Tras dos años de ausencia por pandemia, la verbena de San Juan vuelve a Barcelona. Como de costumbre, las playas volverán a ser el epicentro de la celebración. Por ello, el Ayuntamiento desplegará un dispositivo para tratar de evitar en la medida de los posible, masificaciones e incivismo. Así, además de organizar una suerte de circuito para canalizar las riadas de gente, el Ayuntamiento estrenará un destacamento de drones, que, posteriormente, servirán para vigilar Collserola este verano.

El primer teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ha explicado que el objetivo principal es hacer compatible “el derecho al ocio” con el descanso de los vecinos. Los responsables municipales han aclarado que no se trata de “ningún blindaje” sino que, con el circuito, “se invitará” a los ciudadanos a acercarse a las playas sin atravesar los barrios cercanos al litoral. El más problemático, en este caso, es el de la Barceloneta, puesto que la parada de metro está situada en el centro del barrio. El circuito, sin embargo, no estará señalizado con vallas. En su lugar, la Guardia Urbana y los informadores canalizarán el flujo de personas para evitar que pasen por el centro del barrio para llegar a la playa y se les invitará a que lo hagan por los extremos.

Las playas se desalojarán a las 6 horas, aunque los chiringuitos tendrán que cerrar mucho antes, a las 3.30 horas. Además, no podrán tener barras adicionales ni disc-jockeys. La previsión del Ayuntamiento es que 60.000 personas celebren la verbena en las playas de Barcelona. Una cifra similar a la de 2019. Los responsables municipales han pedido a la ciudadanía corresponsabilidad para garantizar que sea una noche de celebración tranquila.

En este contexto, la verbena de Sant Joan 2022 tendrá un nuevo elemento para prevenir incendios y actuar en caso de emergencia: los drones, que el Ayuntamiento de Ada Colau comienza a utilizar por primera vez este verano. Las aeronaves se utilizarán tanto en la zona de playas como en Collserola. Con esta herramienta, se quiere aumentar la seguridad de los cuerpos de seguridad a la hora de intervenir y mejorar el servicio prestado a la ciudadanía.

Se establecerán controles preventivos de alcoholemia y drogas en toda la ciudad, podrán realizar restricciones de movilidad en determinadas zonas para evitar aglomeraciones, canalizará los flujos de entrada a la playa de la Barceloneta facilitando la entrada por los extremos, y aumentará su presencia en el barrio para asegurar el descanso de los vecinos.

En la zona litoral se impedirá el estacionamiento indebido de caravanas, autocaravanas, furgones y otros vehículos que se puedan utilizar para posibles acampadas, bien como almacenes de bebidas para abastecer a los vendedores ambulantes, o como elementos de pernocta.

Drones

Los aparatos tienen visión nocturna, visión térmica y altavoz y están pensados para actuar en materia de protección civil y gestión de emergencias. Cada vez que despeguen, saldrán dos aeronaves juntas, que volarán un máximo de 15 minutos. Las imágenes se visionarán en tiempo real y no quedarán grabadas.

Tanto la Guardia Urbana como los responsables del Servicio de Protección Civil, Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPCPEIS) podrán activar los aparatos. Eso sí, volarán siempre bajo mando del jefe de intervención. Los drones se probaron el año pasado durante tres días y, según el Ayuntamiento de Barcelona, “facilitan mucho la toma de decisiones”. En el ámbito forestal, se utilizaron para prevenir incendios y en la playa, para controlar su aforo, una experiencia que se repetirá este verano.

“Estamos en un momento crítico y cualquier descuido puede provocar un incendio”, ha avisado Batlle, que ha remarcado la colaboración con la Conselleria de Interior de la Generalitat para atender a sus recomendaciones y ha dicho que están a la espera de las indicaciones.

Petardos

Bombers ha autorizado este año 133 puntos de venda de petardos y casetas de pirotecnia y ha validado el encendido de cinco hogueras mayores en la ciudad: tres en el distrito del Eixample, una en Sant Andreu y una en Sant Martí.

Además, el Servicio de Protección Civil, Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento y la Guardia Urbana podrán activar el servicio de drones durante la verbena como servicio de emergencia.

Además, el Ayuntamiento ha preparado un dispositivo para garantizar la limpieza de las playas -que estarán abiertas toda la noche- formado por 91 equipos y 366 trabajadores, que también se repartirán por el entorno de las playas: el Parc del Poblenou, Vila Olímpica, Front Marítim, accesos a la playa y en los itinerarios del metro. Se instalarán un total de 2.685 papeleras de cartón como refuerzo en la arena y en el paseo, que se suman a las 238 ya existentes en las playas, y también se instalaran 124 contenedores adicionales.