Descubren en Israel una nueva especie humana desconocida: el Homo Nesher Ramla

Fósiles de hace más de 120.000 años desenterrados en Israel podría poner en duda las teorías sobre el origen de los neandertales

Thumbnail

El camino de nuestra especie, Homo, desde sus orígenes en África hasta la colonización de vastas regiones de la Tierra es uno de los temas de investigación que más fértiles debates arroja en el mudo de la paleoantropología. Sabemos, gracias a estudios genéticos y al registro fósil, que desde el continente original sucesivas migraciones generaron un amplio abanico de contactos con otros homininos preexistentes a través de ese puente geográfico que supuso el Oriente Medio. Antecesores africanos y euroasiáticos se encontraron en las rutas del Levante para protagonizar los orígenes de la actual humanidad.

Importantes hallazgos anunciados ayer por la revista “Science”, con participación de científicos españoles, arrojan luz sobre ese complejo escenario que fue clave para las últimas fases de la evolución humana y para el desarrollo de otras especies, como los neandertales.

Dirigidos por investigadores de la Universidad de Tel Aviv y la Universidad Hebrea de Jerusalén, los paleontólogos han identificado un nuevo tipo de humano arcaico datado entre hace 140.000 y hace 120.000 años, cuyos fósiles han sido desenterrados en las excavaciones israelíes de Nesher Ramla. A la luz de los estudios realizados sobre el material descubierto, aquel humano ancestral compartía rasgos fisiológicos con los neandertales (sobre todo en la mandíbula y la dentición) y con otros humanos de la época (fundamentalmente en la forma del cráneo). Sin embargo, es muy diferente a los humanos actuales, carece de la forma actual de la barbilla y presenta dientes de una longitud exagerada.

La fisionomía de este individuo ha permitido a los autores del descubrimiento aventurar que podemos encontrarnos ante la población “fuente” de la que evolucionaron la mayor parte de los humanos del Pleistoceno Medio y, quizás, la población “perdida” que se encontró con los Homo sapiens procedentes de África hace 200.000 años.

Los Homo Neher Ramla vivieron hace entre 120.00 y 140.000 años
Los Homo Neher Ramla vivieron hace entre 120.00 y 140.000 añosAvi Levin, Ilan TheilerAP

Anteriores hallazgos habían demostrado que los primeros humanos modernos pudieron haber habitado Oriente Medio hace unos 120.000 o 130.000 años. Los huesos hallados ahora sugieren que durante ese mismo periodo la zona estaba habitada por otro tipo de Homo con rasgos más arcaicos que los de los humanos y los neandertales. Si eso se confirmara, el puzle de la evolución humana durante el Pleistoceno recibiría una pieza más: en aquella época, la Tierra (fundamentalmente África, Eurasia, Oriente Medio y el occidente europeo) podrían haber estado pobladas por hasta cuatro especies muy relacionadas, como mínimo: Sapiens, neandertales, denisovanos y esta especie ahora hallada. Nuestro género era un hervidero de diversidad. La nueva especie podría ser un antecesor de los neandertales en Europa y los sapiens más arcaicos de Asia.

¿Qué supone el hallazgo para el dibujo de la línea de evolución de nuestra especie? Se asume de manera generalizada que los neandertales fueron una especie originada en Europa mucho antes de la llegada de los humanos modernos procedentes de África al continente. Pero en esta teoría aún restan algunas lagunas que explicar. Los estudios genéticos sugieren que alguna otra especie aún desconocida pudo contribuir a la formación de las poblaciones europeas con genes de origen no europeo. Es decir, antes o a la vez del nacimiento de los neandertales existía una dinámica de interacciones muy fértil entre poblaciones euroasiáticas y africanas que contribuyó a diseñar las especies que permanecerían en el viejo continente hasta el dominio del actual Homo sapiens. El individuo de Nesher Ramla podría ser un representante de una de ellas.

Si se confirmase este punto, los autores del descubrimiento creen que esta nueva especie resolvería uno de los mayores misterios de la evolución en Europa: cómo fue posible que rasgos genéticos de Homo sapiens penetraran en la población neandertal que presumiblemente vivía aislada en Europa antes de la llegada de los sapiens. Debió de haber lo que algunos expertos llaman “Población perdida” o “Población X” que se encontró con los sapiens hace más de 200.000 años y que sirviera de puente entre los genes procedentes de la especie africana y los europeos neandertales.

La idea de que los homo de Nesher Ramla pudieran ser esa especie es provocadora y, sin duda, va a generar cierta polémica porque los autores del hallazgo proponen una explicación alternativa al origen de los neandertales. En palabras de uno de los firmantes el artículo, el profesor Israel Hershkovitz, “antes de este descubrimiento los neandertales eran una historia europea. Se pensaba que pequeños grupos de esta especie fueron forzados a migrar al sur para escapar del avance de los glaciares y que algunos llegaron a Oriente Medio hace unos 70.000 años. Nuestra hipótesis es que ancestros de los neandertales ya vivían en lo que hoy es Israel hace más de 100.000 años y migraron en varias ocasiones hacia Europa y hacia Asia. De hecho nuestros fósiles indicaría que los famosos neandertales de Europa occidental no son más que remanentes de poblaciones más grandes que vivieron en oriente”.

La discusión está servida...