El «problema» de los uniformes escolares en la Comunitat

Hablan las asociaciones y federaciones que se pueden ver más afectadas ante la nueva idea de PSPV, Compromís y Podemos de no diferenciar por sexos el uniforme

Marti, Alicia

El pasado mes de octubre el gobierno del Botànic formado por Compromís, PSPV-PSOE y Podemos propuso que los uniformes escolares no sean diferentes según el sexo, ya que eso puede llegar a «vulnerar las libertades individuales» de los estudiantes.

Desde el tripartito que gobierna la Comunitat Valenciana quieren que «se pueda permitir la plena libertad individual adaptando, en caso de que sea necesario, el diseño de los uniformes de los centros a estos principios, y que una alumna no esté obligada a llevar falda por razón de su sexo». De momento esta idea del gobierno valenciano solo se implantaría en los colegios de titularidad pública.

Pero para Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (FCAPA) el tripartito valenciano «no se preocupa de las cosas fundamentales». Vicente Morro, portavoz de la Federación, comenta que «este gobierno se olvida de los problemas educativos y solo se preocupa de aspectos de motivo ideológico, movidos por las teorías de género, algo que no interesa a todos los ciudadanos». Para la Federación esto puede crear «divisiones dentro de la comunidad educativa». «Puede haber familias que no estén de acuerdo con que les impongan determinado tipo de uniforme, ya que las cuestiones de la libertad individual no tiene que establecerlas la Administración. Dentro de cada centro es donde se tendría que consensuar qué tipo de ropa se ha de llevar y luego los padres tener siempre la última palabra», comenta Morro.

Otro de los organismos «afectados» por el asunto del uniforme escolar es Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana. Para su secretaria autonómica, Vicenta Rodríguez, «es un globo sonda para conocer cuál es la opinión real de la ciudadanía, pero también es una forma de esconder los datos del informe PISA que eso sí que debería preocupar al Botànic». En los últimos años, muchos colegios que forman parte de Escuelas Católicas han eliminado el uniforme y aquellos que aún lo tienen «están haciendo una adaptación a la modernidad, el mundo de la moda está llegando al vestuario escolar y es algo que no nos preocupa», comenta Rodríguez.

Por lo que para Escuelas Católicas, dijo, «no es un tema que nos preocupe y no creo que vaya a crear ninguna polémica». Ambos colectivos añaden que a ellos les importa más «la libertad para elegir centro» que otro tipo de aspectos.

El PP apuesta por la libertad

Para el Partido Popular de la Comunitat Valenciana este tema «se debería decidir en los consejos escolares y que puedan opinar los padres de los menores, aunque lo mejor sería que existieran diferentes tipos de uniforme y se pudieran poner el que quisieran, pantalón, falda, chándal o lo que sea en ese momento», comenta la portavoz de educación del PPCV en Les Corts, Beatriz Gascó.