«Al cole hay que ir y si un niño tiene miedo debemos buscar las razones»

Los escolares recuperan su rutina seis meses después. Desde el Colegio de Psicólogos de la Comunitat Valenciana admiten que el periodo de adaptación puede ser más largo

El curso escolar arranca este lunes con muchos cambios. Si volver a la rutina siempre es complicado, tras seis meses de parón, aún lo será más. Desde el Colegio de Psicólogos de la Comunitat Valenciana recomiendan mucha paciencia a las familias y consideran normal que el periodo de adaptación dure más de lo habitual. Ahora bien, si un niño no quiere volver, «hay que escuchar las razones», explica María Jesús Herrero, psicóloga del gabinete psicopedagógico municipal de Ontinyent.

«Puede ser por miedo o por comodidad. A lo mejor tenía unos papás que estaban todo el día con él... Hay que explicarles que hay que ir al cole, que los niños de su edad lo hacen».

Sobre el debate generado por el hecho de que haya familias que no quieren llevar a sus hijos al colegio, aprueba que se dé un margen antes de llamar a servicios sociales para informar, «pero en mi opinión, cuanto más alarguemos la situación será peor. Hay que actuar rápido y no dejar pasar los días».

Herrero propone a las familias que vean a sus hijos asustados que investiguen qué está ocurriendo. «Debemos intentar que verbalicen cuáles son sus miedos. Por ejemplo, con el juego de ‘me gusta y no me gusta’ y sobre todo, no reñirles cuando se expresen».

Si este comportamiento persiste, recomienda ponerse en contacto con el centro y buscar ayuda profesional.

Herrero admite que se trata de una situación nueva. «A todos nos genera ansiedad, estrés y preocupación, pero defiende que la educación presencial es necesaria» y a la telemática se volverá a recurrir si es necesario.

Insiste en que las familias deben informarse únicamente a través de canales oficiales, en otros, como en los grupos de wasap del colegio, puede haber demasiado alarmismo.

«Esto no ayuda a un buen inicio de curso. Los niños perciben el alarmismo, son esponjas y les llega todo. Nuestra recomendación es darles información, siempre acorde a la edad que tenga cada uno».

Para los más pequeños, sugiere aprovechar los recursos visuales que habrá en el propio colegio para explicarles las normas que hay que seguir.

Esta especialista confía en la adaptación de los niños a la nueva situación. «Han estado seis meses asimilándola, han visto cómo han cambiado las cosas, las precauciones que deben tener cuando salen a la calle o cuando visitan a sus abuelos. Todo esto les sirve de experiencia y ahora van a ver a sus compañeros y saben que, por ejemplo, no pueden abrazarse. Lo harán bien. Nos lo han demostrado en el confinamiento».

Niños asustados

Si el entorno es alarmista con padres sobreprotectores, es probable que ellos también estén más asustados. «Por las consultas que he tenido en los últimos meses, ha sido así. Aunque no hay que generalizar».

Recuerda que durante el confinamiento, se hizo hincapié en que los más pequeños se habían comportado muy bien. «Decíamos que lo habían aceptado mejor que los mayores. Ahora hay que darles un voto de confianza. Debemos ser respetuosos, explicarles las cosas, escucharles y trabajar los afectos».

Hoy comienza una nueva etapa para todos y aunque en muchos aspectos los colegios tendrán que poner nuevos límites, también habrá «nuevas oportunidades» de las que se podrá obtener beneficios.