Marzà pide confianza en los colegios: «Son más seguros que los parques»

El curso comienza con el reparto de 10.000 termómetros y sin que los «responsable covid» hayan recibido la formación. Sobre las bajas Educación admite que «hay poco margen de mejora»

Con el curso en los centros privados de cero a tres ya en marcha desde el día 1 de septiembre, la prueba de fuego para el sistema educativo valenciano comienza el próximo lunes. El conseller de Educación, Vicent Marzà y el secretario autonómico Miguel Soler, presentaron ayer las líneas básicas del inicio de curso con más novedades de la historia.

Los últimos cambios- la obligatoriedad de la mascarilla a partir de los seis años- y la entrada escalonada- aprobada el pasado 28 de agosto- no han servido para que cesen ni las reivindicaciones de algunos sindicatos ni los de las familias que siguen reclamando mayores medidas de seguridad.

«Nuestra apuesta es hacer pedagogía para que vean que sus niños están mucho más seguros en los centros educativos que en los parques», aseguró Marzà, que apuntó que todas las autonomías han pedido un informe a la Abogacía del Estado para estudiar qué consecuencias podría acarrear este absentismo motivado por miedo.

En total, 794.243 alumnos, 4.035 más que el pasado curso, llenarán los 1.845 centros sostenidos con fondos públicos- 1.425 de la red pública y 420 de la concertada- de la Comunitat. Dos mil volverán a estudiar en barracones, una cifra aceptable para Marzà, que defiende que cuando entró el Consell del Botànic había 8.000.

Las necesidades organizativas de la pandemia han obligado a la Conselleria de Educación a contratar a más profesores, 4.374 más que el pasado curso y que hacen un total de 76.063.

Así mismo, la alerta sanitaria ha forzado la rebaja de la ratio, todavía se desconoce el dato concreto, y se han creado 3.000 nuevos grupos de alumnos por desdobles para evitar que se superen los 20 por aula hasta Primaria.

Educación ha gastado 207 millones para dotar de seguridad sanitaria a las aulas. Se han comprado tres millones de mascarillas, 86.000 litros de gel hidroalcohólico y 50.000 termómetros para que los centros puedan tomar la temperatura a los alumnos, si así lo creen conveniente. La responsabilidad sigue estando en las familias, que no podrán llevar a sus hijos al colegio si tienen más de 37,5 de fiebre.

No obstante, durante la primera semana de colegio sólo se habrán podido repartir 10.000 termómetros. Así mismo, los 2.000 «responsables covid» de los centros comenzarán a recibir la formación a partir del día 7. Tendrán que ser capaces de distinguir los síntomas de esta enfermedad. También será en los próximos días cuando la Conselleria de Sanidad ponga en marcha un centro de llamadas para atender exclusivamente las dudas relacionadas con el curso escolar.

Cuarentenas y bajas

Las medidas de seguridad adoptadas no impedirá que se produzcan positivos en las aulas. De ahí, que los sindicatos hayan reclamado un nuevo sistema para adjudicar las bajas con mayor celeridad. No obstante, el secretario autonómico afirmó que hay poco margen de mejora porque actualmente hay tres adjudicaciones semanales.

Admitió que una cuarentena no implicará directamente la baja, sino que se estudiará cada caso. Por ejemplo, si todo el aula está en la misma situación, la clase se impartirá telemáticamente. «Hay fórmulas para dar respuestas».

Marzà remarcó la importante dotación recibida por parte del Gobierno central, un total de 207 millones de euros, para hacer frente a los gastos de la covid.