El Botànic no reducirá cargos públicos ni bajará impuestos, «eso es oportunismo político»

El Consell se opone a prorrogar la concesión sanitaria de Torrevieja

Ni se reducirán altos cargos ni se bajarán impuestos. Al contrario, el Botànic mantiene que en la Comunitat Valenciana hay que articular una «fiscalidad progresiva y verde» que haga «justicia social».

Durante el debate del pleno del Debate de Política General, la portavoz adjunta del PP, Eva Ortiz, ha defendido la propuesta de resolución de los populares que pide reducir los directivos del sector público y altos cargos un 30 por ciento, así como bajar de once a siete las consellerias. También reclama una bajada de impuestos.

Estas propuestas, para el diputado socialista José Muñoz, responden a «oportunismo político». Ha defendido que la Comunitat Valenciana tiene menos altos cargos que cuando gobernaba el PP y muchos menos que otras autonomías dirigidas por los populares.

Sobre la bajada de impuestos solicitada por los populares, compartida por el resto de la oposición, ha insistido en que un sistema público y un estado del bienestar «potente» se sostiene con la recaudación de los ciudadanos y los que más tienen, deben pagar más.

La concreción, no obstante, ha quedado ahí. Por mucho que ha insistido el portavoz de Economía del PP, Rubén Ibañez, que le ha pedido que definiese qué es un rico. «Si se refiere a los que cobran más de 60.000 euros anuales, eso supone un tres por ciento de los contribuyentes».

Además, ha acusado al socialista de mentir al vincular la subida de impuestos con el mantenimiento del Estado del Bienestar, porque a pesar de haber recaudado 3.000 millones más durante su mandato, ha dejado de ejecutar otros 3.000 millones de inversión en políticas sociales, Educación y Sanidad.

La solicitud de realizar PCR a los docentes o de implantar la figura de la enfermería escolar ha sido otro de los asuntos que la oposición ha pedido al Botànic y que ha vuelto a rechazar.

Los únicos atisbos de acuerdo se ha producido en materia de Justicia y sobre el pacto de reconstrucción. El Botànic ha acordado con el PP impulsar un pacto para que se elabore con urgencia un plan de refuerzo de la justicia, y ha anunciado que apoyará la propuesta de Ciudadanos que pide que los Presupuestos de la Generalitat de 2021 sean un «reflejo fiel» de los acuerdos de reconstrucción.

La concesión de Torrevieja no se renueva

Por otra parte, el Botànic se ha opuesto a la propuesta de Ciudadanos en el debate sobre el estado de la Comunitat que pide prorrogar la concesión del departamento de salud de Torrevieja antes de vencer el contrato, que acaba en octubre de 2021.

Mientras que Ciudadanos ha defendido la necesidad de prorrogar esa concesión hasta que concluya la emergencia sanitaria por covid-19 para garantizar una calidad asistencial óptima, Compromís ha aseverado que sería “una barbaridad alargar un contrato hecho a medida para el enriquecimiento” de esa empresa.

En la defensa de la propuesta, que se votará el viernes en Les Corts, la diputada de Cs María Quiles ha explicado que el departamento de Salud de Torrevieja supone un ahorro de en torno a 45 millones de euros, según la Sindicatura de Comptes, y tiene una demora quirúrgica media de 58 días, cuando en el resto de hospitales valencianos es de 147.

“En medio de una crisis sanitaria como la actual, y cuando la propia Sindicatura avala los buenos resultados y coordinación de este hospital, no tiene ningún sentido acabar con el modelo”, ha indicado Quiles, quien ha instado a gestionar “con sensatez y racionalidad” y sin “sectarismo”.

Ha cuestionado la “fallida” reversión del hospital de La Ribera, hecha “sin ningún criterio objetivo, sin una mínima garantía laboral para sus trabajadores y con un resultado de fuga de sus profesionales, aumento de las listas de espera en un mil por ciento más y un coste de mantenimiento de servicios y medicaciones de al menos 74 millones de euros más”.

Quiles ha indicado que Cs apuesta “como nadie por lo público”, pero “no es el momento” de una reversión, y ha acusado al Botànic de aplicar un “doble rasero” respecto a la colaboración público privada.

Le ha replicado el diputado de Compromís Carles Esteve, quien ha precisado que no se trata de una reversión, sino que finaliza el contrato el año que viene y en ese momento ese departamento de salud volverá a la sanidad pública, dentro del objetivo del Consell de garantizar “la mejor salud posible” a los valencianos.

Esteve ha acusado a Cs de defender de forma “dogmática” los “intereses económicos de una multinacional estadounidense por encima de la salud de las personas”, y ha explicado que los trabajadores de ese hospital cobran hasta 450 euros menos al mes que los que trabajan en centros gestionados directamente por la Generalitat y que el centro tiene la peor ratio médico-paciente.

El parlamentario ha preguntado a Cs si les parece una gestión eficaz hacer esperar hasta 50 horas a personas para ingresar en el hospital, o desplazar en medio de la pandemia de coronavirus a sanitarios de ese centro a Torrejón de Ardoz “a hacer una campaña de marketin”.

El diputado de Compromís ha explicado que la Conselleria de Sanidad abrió un expediente informativo a la empresa por esos desplazamientos para hacer pruebas de covid-19, pero ha desvelado que el contrato se hizo “a prueba de transparencia”, para que “nadie sepa qué pasa dentro”, lo que impide saber detalles.