Salud Pública estudia ampliar la suspensión de las clases de la UPV a otras universidades

El brote detectado tras una fiesta en el colegio mayor Galileo Galilei ha dejado ya sin clases a 25.000 alumnos

El brote de contagios de coronavirus producido la semana pasada en el colegio mayor Galileo Galilei tras una fiesta ibicenca, dentro de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) no solamente ha afectado a este centro, sino que ya se han detectado estudiantes contagiados en otros recintos universitarios como la Universidad de Valencia, CEU-Cardenal Herrera -donde según la consellera de Universidades ya se han empezado a adoptar medidas- y la Universidad Católica de Valencia.

Más de 25.000 estudiantes han comenzado las clases vía telemática, todos pertenecen al campus de Vera de Valencia, y en las próximas horas podrían producirse la suspensión de las clases presenciales en más universidades de la ciudad de Valencia. De momento, la Cardenal Herrera CEU ya ha anunciado la suspensión de las clases de dos aulas.

Así lo acaba de explicar la secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, en una entrevista en À Punt, donde ha explicado en breves momentos se reunirá con los rectores de todas las universidades y estudiarán la posibilidad de suspender las clases en otras facultades afectadas por los comtagios.

Navarro ha recordado que en el citado colegio mayor, no solamente residen estudiantes de la UPV sino también de otras universidades.

Por su parte, la consellera de Universidades, Carolina Pascual, ha confirmado que hay dos brotes más, uno de origen social y otro familiar.

Pascual ha remitido a la Conselleria de Sanidad para confirmar el alcance de este brote puesto que solo se tienen los resultados de 200 de las 700 PCR. Aún así, el elevado de positivos es “elevado”, motivo que ha llevado a activar el protocolo para que las clases se impartan online. Posteriormente, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha confirmado que se han detectado 81 positivos.

Sobre la posibilidad de iniciar un expediente a los promotores de la fiesta o al colegio mayor, Pascual ha recordado que es la Conselleria de Justicia la que tiene las competencias sancionadoras y que deberá valorarlo.

El rector de la UPV, Francisco Mora, ha explicado que la universidad no tiene capacidad sancionadora sobre una entidad privada. Sin embargo, ha anunciado que con la información de la que disponen se van a abrir expedientes a los estudiantes implicados por haber incumplido el código de convivencia y se estudiará si hay posibilidad de sanción en virtud de un decreto ley del año 1954.

Mora ha insistido en que la mayoría de los estudiantes se han comportado de una manera ejemplar. “Esto es una maratón que va a durar mucho tiempo, la solución no está solo en la vacuna, sino en el comportamiento de todos”.