División en Compromís tras las medidas aprobadas por Hacienda

El portavoz de la formación nacionalista en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, asegura que son insuficientes, mientras que Oltra se muestra «moderadamente satisfecha»

La formación nacionalista Compromís no se pone de acuerdo con respecto a una postura sobre las medidas anunciadas ayer por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Para el portavoz de la formación en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, las medidas son insuficientes y se limitan a mantener las cosas como están, pero es «irrenunciable» que se apruebe un fondo de nivelación para las autonomías peor financiadas, como la valenciana. Justamente esa era la petición que llevaba el conseller de Hacienda valenciano, Vicent Soler, pero la ministra rechazó la petición y le pidió paciencia hasta que se reforme el sistema de financiación para todos.

En este sentido, Baldoví ha advertido a la ministra que el Gobierno central «debería saber cuidar a sus socios» y recuerda que «un voto» puede ser «decisivo» para aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que «marcarán si la legislatura será larga o corta».

La dura amenaza de Baldoví contrasta con la postura, mucho más moderada, de su compañera de partido pero también socia de los socialistas en el Botànic, Mónica Oltra: «No tiramos cohetes, pero estamos medianamente satisfechos».

Donde Baldoví ve que las cosas siguen igual para los valencianos, «nada cambia», la vicepresidenta y portavoz del Consell considera que el Gobierno mantiene las entregas a cuenta del sistema de financiación si repercutir la caída del PIB y permite un déficit del 2,2 por ciento.

Por su parte, el portavoz de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, se ha mostrado de acuerdo con Baldoví al calificar de «decepcionante» la reunión del CPFF al no haberse logrado que el Gobierno aceptara un fondo de nivelación para las comunidades peor financiadas hasta que se aborde la reforma del modelo de financiación.

Los socialista defienden una postura radicalmente distinta. Su síndico en Les Corts, Manolo Mata, considera que este CPFF fue «el más revolucionario desde que hay autonomías», ya que supone «la constatación de que ha reventado todo lo que tenía que ver con las políticas de austeridad, y control del déficit y del gasto público».

En este sentido, asegura que en la reunión se «superaron las expectativas de los que pedían cosas», pues «no pasa absolutamente nada» si se supera el déficit establecido.