Ximo Puig arenga a los valencianos: “Tras sufrir la peste nuestra capacidad como pueblo nos impulsó al Siglo de Oro"

El presidente critica en su discurso del 9 d' Octubre la actitud de Madrid: “Ninguna parte representa el todo, por muy ancha que sea la circunvalación”

La Comunitat Valenciana celebra hoy su primer 9 d’Octubre de la pandemia. Los actos de celebración se han producido entre la alegría y el recuerdo de las víctimas, entre los llamamientos de unión y la crítica al adversario político. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha pronunciado un emotivo discurso en el que ha arengado a los valencianos a salir más fuertes de esta crisis y se ha remitido a la Historia para demostrar la capacidad de recuperación colectiva. “Pere el Cerimoniós no imaginaba, cuando lamentaba la devastadora pandemia, la capacidad del pueblo valenciano para superar las adversidades nos impulsaría, años después de la peste, hacia nuestro flamante Siglo de Oro”.

“Nos hemos levantado después de guerras y epidemias, después de dictaduras y crisis, de riadas y pantanadas”.

Puig ha insistido en que este 9 d’Octubre está marcada por la pérdida de la vida de 1.680 valencianos y por el esfuerzo colectivo realizado desde el pasado mes de marzo. Por eso, la Generalitat valenciana ha concedido la Alta Distinción al pueblo valenciano y que han recogido en nombre de los más de cinco millones de valencianos cuatro personas. Representando a los niños, Tania Ferrer miembro del Consell de xiquets, (Jávea), a los jóvenes, Vicente Dalmau, de Burjassot y el primer valenciano en salir de la UCI después de sufrir covid; a los adultos, Losar Bretó de Benicarló y a los mayores, Rafael López de Carlet.

El Premi de Les Lletres ha sido para el poeta Marc Granell y también se han entregado distinciones a una docena de colectivos por su trabajo durante la pandemia.

Puig ha defendido que no es la acción de los gobiernos, sino la actitud de la ciudadanía lo que determina la evolución de la pandemia, pero ha asegurado que hay se debe gastar en políticas sociales para proteger a los afectados por la crisis, al mismo tiempo que se estimula la economía para generar trabajo. “No hay que hipotecar a las generaciones futuras más de lo necesario. Por tanto, Keynesianismo inteligente, sí. Máxima eficacia en el gasto, también".

Puig se ha comprometido a liderar un Consell que trabaje utilizando los recursos también del sector privado porque “son las dos caras de la misma moneda. Dos caras que se necesitan. Sin obstáculos administrativos, sin prejudicios y con eficiencia y diálogo social”.

Madrid, no es “el todo”

El presidente ha defendido la “vía valenciana” para afrontar la recuperación de la pandemia. “Un camino que apuesta por más cogobernanza, mayor igualdad financiera, más conexión emocional”. Sin nombrar a Madrid, ha hecho referencia a la situación de la capital de España y ha dicho que “ninguna parte puede representar el todo, por muy ancha que sea la circunvalación".

“No hablo de identitarismos, de himnos o de bandera, hablo de una cosa más profunda y humana. Una patria en minúscula”.

Más tarde, en el discurso en el Saló de Cristal del Ayuntamiento de Valencia ha incidido en que ningún representante político puede “restar”.