El cáncer, la pandemia silenciosa

El 21 por ciento de los enfermos en la Comunitat Valenciana fue diagnosticado con retraso durante el año pasado

El vicepresidente de la AECC en la Comunitat Valenciana, Antonio Llombart, y la gerente, Helena Alloza
El vicepresidente de la AECC en la Comunitat Valenciana, Antonio Llombart, y la gerente, Helena AllozaLa RazónAECC

Uno de cada cinco enfermos de cáncer de la Comunitat Valenciana -el 21 por ciento- fue diagnosticado con retraso entre los meses de marzo y mayo del año pasado, es decir, durante la primera ola de la pandemia de la covid-19. Así lo ha explicado esta mañana el vicepresidente de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en la Comunitat, Antonio Llombart, quien ha resaltado que esta situación no se está produciendo en esta tercera ola, puesto que la sanidad está mucho más organizada.

Llombart, que ha ofrecido la rueda de prensa junto al presidente de la AECC en la Comunitat, Tomás Trénor, y la gerente, Elena Alloza, ha subrayado asimismo que en algunos casos estos diagnósticos con retraso se deben a una falta de atención de los propios ciudadanos. En este sentido, ha puesto como ejemplo que el número de estudios diagnósticos, como citologías y biopsias, disminuyeron entre un 23 y un 30 por ciento aproximadamente durante el año pasado.

A nivel hospitalario, se pudo constatar que en los servicios de oncología los tratamientos con quimioterapia disminuyeron en un 5 por ciento, mientras que aquellos con radioterapia bajaron un 9,5 por ciento.

Ansiedad, depresión y soledad

Por su parte, la gerente de la asociación ha alertado de que el malestar emocional de las personas diagnosticadas de cáncer ha empeorado, como demuestra el hecho de que durante el confinamiento uno de cada tres pacientes tuviera síntomas de ansiedad o depresión.

En noviembre de 2020 las cifras aumentaron hasta el 42 por ciento. A nivel nacional, esto se da con mayor frecuencia en personas con menos de 30 años, con un diagnóstico reciente, en situación de desempleo y con unos ingresos menores a 1.100 euros.

Otros aspecto que incrementa el malestar emocional es la soledad no deseada del 40 por ciento de personas. En la Comunitat Valenciana un total de 34.000 personas con cáncer viven solas, normalmente personas de más de 60 años, lo cual es todavía más peligroso porque deben hacer frente a una serie de gestiones diarias que ponen en riesgo su salud.

Otro aspecto a tener en cuenta es el empeoramiento de la situación económica de las personas con cáncer durante la pandemia. Alloza ha explica que la actividad asistencial de la AECC en la Comunitat Valenciana ya se había visto incrementada en un 40 por ciento antes de la pandemia, pero ahora ha aumentado más.

El 46 por ciento de los hogares con algún enfermo de cáncer vio cómo empeoraba su situación durante la pandemia. De ellos, ahora mismo un 17 por ciento no se ha recuperado.

Alloza ha indicado que somos la tercera autonomía con mas personas en situación de desempleo, con una renta menor al SMI, o incluso situaciones más adversas. Dos de cada 5 valencianos con cáncer no tiene trabajo y no recibe la prestación de desempleo.

La gerente de la AECC ha indicado que los pacientes de entre 50 y 60 años están mas preocupados por hacer frente a los gastos del hogar, que por las consecuencias de los tratamientos.

Por todo ello, y con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, la Asociación ha reclamado un Acuerdo Contra el Cáncer para dar una respuesta común ante la situación de los pacientes, ya frágil de por sí y empeorada con la COVID.

“El cáncer es igual para todos, pero no todos son iguales frente al cáncer. Necesitamos unirnos para hacer frente a una enfermedad que afectará a uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres a lo largo de su vida. Necesitamos poder ofrecer un acceso ecuánime a los programas de prevención, a los tratamientos y a los resultados de investigación, independientemente de la situación personal o sociosanitaria en la que nos encontremos”, asegura Tomás Trénor.

La entidad ha lanzado una recogida de firmas para alcanzar este Acuerdo con el que dar respuesta a las necesidades de los pacientes con cáncer y sus familias, aspirando a conseguir no solo más visibilidad, sino que el cáncer se sitúe como prioridad dentro de las políticas públicas nacionales y autonómicas. Se puede acceder al manifiesto detallado y firmarlo a través de www.acuerdocontraelcancer.com.

Retrasar la terapia aumenta la mortalidad

Cada cuatro semanas de retraso en el comienzo de una terapia contra el cáncer, ya sea radioterapia, quimioterapia o cirugía, aumenta la mortalidad de los pacientes entre un 6 y un 8 por ciento.

Así se ha puesto de manifiesto en el Foro EFE Salud “Diagnóstico y tratamiento del cáncer en la era Covid”, organizado en colaboración con Quirónsalud y en el que diversos expertos han analizado los efectos de la pandemia en pacientes oncológicos, como los retrasos en los diagnósticos o tratamientos, ya sea por la saturación del sistema sanitario o por el temor de los pacientes a acudir a un hospital.

Durante el encuentro, que se ha celebrado con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, el jefe de Cirugía Oncológica de Quirónsalud Torrevieja y Alicante, Pere Bretcha, ha citado un artículo de finales del año pasado que estudiaba el aumento de la mortalidad debido al retraso en los tratamientos entre un grupo de 1,2 millones de pacientes con siete tipos de cánceres, los más comunes y agresivos (pulmón, cérvix, recto, colon, mama, cabeza y cuello).