La imagen peregrina de la Mare de Déu dels Desamparats preside la Missa d’ Infants de Valencia

El aforo ha quedado limitado a 750 personas garantizando la distancia de seguridad

La tradicional Missa d' Infants se ha celebrado hoy en Valencia con aforo limitado
La tradicional Missa d' Infants se ha celebrado hoy en Valencia con aforo limitadoVictor Gutierrez @vgutierrezVLCLa Razón

La imagen peregrina de la Mare de Déu dels Desamparats ha presidido, por primera vez en la historia, la celebración de la Missa d´Infants en la Plaza de la Virgen de Valencia. Ni la lluvia, ni la pandemia han podido con la devoción a la patrona de los valencianos. La Geperudeta ha lucido el “manto del Año Mariano Universal”, uno de los mantos de la Patrona considerado “histórico” por su valor y significado.

La misa, presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha sido concelebrada por 40 sacerdotes, entre ellos, monseñores Jesús Murgui y Casimiro López, obispos de Orihuela-Alicante y Segorbe-Castellón, respectivamente.

Se ha celebrado cumpliendo escrupulosamente las medidas de seguridad y, como se puede apreciar en la fotografía se ha respetado la distancia de seguridad. El aforo en la plaza está limitado a 750 personas, siguiendo las restricciones marcadas por las autoridades, y sólo tienen acceso al recinto las personas con acreditación oficial.

Durante su homilía, el cardenal Cañizares ha afirmado que la difícil situación económica y social por la pandemia de la covid 19 “llama e interpela la conciencia de los cristianos” en favor de los más desfavorecidos, y entre todos hemos de actuar en consecuencia “con ayuda de nuestra Mare de Déu Dels Desamparats, siempre ligada a las necesidades de los valencianos”.

El arzobispo, con una intervención en la que ha alternado el castellano y el valenciano, ha exhortado a “ser misericordiosos y hacer cuanto podamos por los parados, por los que han perdido su trabajo, que tantos dramas están causando” y ha agradecido a la Mare de Déu Dels Desamparats su “mirada de ternura, amor, consuelo, perdón y misericordia”, especialmente, ahora en los momentos de pandemia “cuando más la necesitamos” y ante la que “el pueblo valenciano vibra y no muere su fe por Ella”.

Los concejales del PP, de Vox y Ciudadanos han estado todos presentes en la celebración, por parte del equipo de Gobierno ha acudido el concejal de Fiestas, Carlos Galiana, y por el PSPV el de Turismo, Emiliano García. También han estado presentes el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, y el director general de Relaciones con las Comunidades Autónomas y Representación Institucional, Jorge Alarte. También ha acudido el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón y precandidato a la presidencia del PPCV y, en primera fila, el ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

La presencia de la imagen de la Virgen en la Missa d’Infants “es un hecho histórico”, ya que en la tradición marca que esté reservada esperando el momento del multitudinario traslado, que este año tampoco se celebrará ya que está prohibido cualquier acto que implique aglomeraciones.

Dese el Arzobispado se ha colocado a la Geperudeta en el altar para facilitar que los fieles pudiesen ver la imagen desde la televisión, a través de La Ocho TV que la ha retransmitido.

Por la tarde, no se celebrará la procesión general pero sí está previsto que la imagen peregrina de la Mare de Déu dels Desamparats recorra algunas calles de Valencia en su “maremóvil” sin avisar previamente sobre el recorrido, sin paradas y sin bajar en ningún momento la imagen de su vehículo.

El manto del Año Mariano Universal

La imagen peregrina ha lucido el denominado “manto del Año Mariano Universal”, una “gran obra de artesanía por el tejido con el que está hecho, tisú de plata fina sobre seda natural de color azul celeste, como por el rico bordado en oro fino”, informan desde Avan.

Este manto, que está expuesto durante todo el año en el Museo Mariano Virgen de los Desamparados (MUMA), fue regalado por Valencia a la Mare de Déu en 1954, en el marco del Año Mariano convocado por el Papa Pío XII con motivo del centenario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción.

Fue confeccionado por la Casa Nieto de A. Llana Torres qué proporcionó el tejido de tisú de plata sobre el que se trasladaron todos sus ricos bordados en realce y vistió la imagen original de la Virgen de los Desamparados en su altar y la procesional.

En 2015 fue restaurado por el departamento de Conservación y Restauración de textiles de la Subdirección General de Conservación, Restauración e Investigación IVC+R de CulturArts Generalitat.

El manto mide tres metros de extremo a extremo, su caída delantera es de 1,47 metros y de dos en la cola. Tiene un tejido realizado en tisú de plata fina sobre seda natural en tonos beige y azul celeste con laminillas e hilos metálicos plateados.

La decoración principal está realizada con bordados en realce con metales, principalmente dorados, e hilos entorchados de canutillo. También tiene laminillas de lentejuelas, pedrería y diversos tipos de perlas. Todo el bordado representa un dibujo de estilo italiano renacentista del artista Hernández Doce.