Ximo Puig da un voto de confianza a Pere Aragonés en la negociación de la reforma fiscal

El presidente valenciano defiende que el catalán debe estar presente en todos los debates del Estado

Ximo Puig interviene en un coloquio en Barcelona
Ximo Puig interviene en un coloquio en Barcelona FOTO: GVA GVA

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha dicho ver con “esperanza” la “participación” de su homólogo catalán, Pere Aragonès, en las reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera para negociar la reforma fiscal, entre otros espacios de diálogo de comunidades autónomas y Estado.

En el marco de la conferencia “Sociedad de respeto. La vía valenciana para el entendimiento, la igualdad y la cohesión”, presentado por Miquel Roca, presidente de la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País, el presidente valenciano ha explicado que pudo hablar con Aragonès este lunes sobre este asunto, aunque no ha revelado las palabras concretas de Aragonès por discreción.

“No puedo decirle lo que me dijo (...), pero veo con esperanza su participación”, ha señalado Puig sobre la posibilidad que el presidente catalán acuda al foro de las comunidades autónomas con el Estado, al que por ahora ha enviado a consellers.

El presidente valenciano, en una reivindicación que en los últimos meses también ha hecho públicamente la presidenta de Baleares, Francina Armengol, ha reclamado que “Cataluña debe estar en el debate” de la reforma fiscal y en todas las mesas de negociación entre las autonomías y Estado, pues “representa el 20 por ciento del PIB”.

Por ahora Aragonès no ha acudido, si bien en el consejo de Política Fiscal y financiera de julio sí que lo hizo el conseller de Economía catalán, Jaume Giró.

“El diálogo no es solo un medio, es un fin en sí mismo. Solo se puede avanzar dialogando. Le he trasladado personalmente a Aragonès que pienso así”, ha añadido.

Puig pudo hablar con el president en la cena en Barcelona de los premios Carles Ferrer Salat en la que también estuvo, entre otras autoridades, el rey Felipe VI.

“Ayer en la cena veía un clima diferente. Eso se nota ahora cuando vienes a Barcelona. No significa que se hayan resuelto todos los problemas, pero hay que proporcionar entre todos este clima diferente”, ha defendido.

“A nadie se le piden renuncias, pero sí un ejercicio de la ética de la responsabilidad”, ha añadido Puig, quien ha defendido en su conferencia “la vía valenciana”, basada entre otros puntos en “el principio de lealtad confederal” y en el “respeto a la pluralidad y la convivencia”.