Rusia investiga si es legítimo exponer cadáveres humanos en un museo de Moscú

Se trata de una muestra del artista alemán “Doctor Muerte”, donde se exhiben cuerpos y órganos que, para algunos activistas, “socavan valores morales” y “expresan un desprecio hacia la sociedad”

Un cuerpo humano embalsamado, parte de la exposición "Body Worlds" en Moscú
Un cuerpo humano embalsamado, parte de la exposición "Body Worlds" en MoscúYURI KOCHETKOVEFE

Una “oportunidad única de explorar la asombrosa biología y fisolofía de la salud humana y los dramáticos efectos de las enfermedades”. Así definen sus organizadores a “Body Worlds”, una exposición que se inauguró el 12 de marzo en el centro VDNJ de Moscú y que, desde su apertura, se ha convertido en el centro de una gran polémica. La muestra exhibe cadáveres humanos embalsamados, con la autoría del artista alemán Gunther von Hagens, conocido popularmente como “Doctor Muerte”. Una idea que no ha pasado desapercibida y que, incluso, ha llegado a ofender a numerosos espectadores.

Ante esto, según confirman medios rusos, el Comité de Investigaciones de Rusia ha abierto una investigación alrededor de la polémica exposición. El presidente de dicho comité, Alexandr Bastrikin, “ordenó a los expertos de la Dirección Central de Investigadores llevar a cabo un estudio de los promotores y organizadores de la exhibición de cuerpos y órganos humanos en Moscú”, ha informado la portavoz de la entidad, Svetlana Petrenko.

YURI KOCHETKOVEFE

Así, la muestra, ubicada en el mayor espacio permanente de exposiciones de toda Rusia, VDNJ, exhibe cuerpos donados por personas reales antes de morir y momificados por medio de una tecnología creada por Von Hagens en 1977. Todo ello, con el objetivo de “ofrecer una mirada sin precedentes al interior del mecanismo más sofisticado del mundo, el cuerpo humano”, explican los responsables de la exposición.

Por tanto, el fin del proyecto es didáctico, pero esto no es excusa suficiente para espectadores e, incluso, medios de comunicación que, junto a movimientos religiosos y el mismo presidente del Consejo de Derechos Humanos de la presidencia rusa, Valeri Fadéev, rechazaron la exposición desde su inauguración. De hecho, el senador ruso Alexéi Pushkov calificó a través de su canal de Telegram a la muestra como “una exposición digna de Hannibal Lecter, del ‘Silencio de los corderos’”.

YURI KOCHETKOVEFE

Petrenko explica que varios medios de Prensa “expresaron comentarios negativos al respecto de esta exposición, la cual, según activistas sociales, socava los valores morales, expresa un desprecio evidente hacia la sociedad y puede ser valorada como una ofensa a los sentimientos religiosos”. Por ello, Bastrikin “encargó a los investigadores estudiar minuciosamente todos los aspectos (de la exposición) y dar una valoración legal a los objetivos, contenido y propósito de esta exposición en cuanto a su correspondencia con la legislación rusa”, concluyó la portavoz del Comité de Investigaciones.

No es la primera vez, no obstante, que esta muestra se presenta ante el público, pues el “Doctor Muerte” ha llevado su proyecto, para algunos rusos tildado como “morgue móvil”, a 35 países diferentes. Se exhibió por primera vez en Tokio, en 1995.