La peseta, 134 años de historia española

En 1868 nació la peseta como unidad monetaria, aunque el término ya se utilizaba en el siglo XVII para designar al real de a dos.

Pesetas, antigua moneda española
Pesetas, antigua moneda españolaObispado de Ávila

Contrario a lo que uno pueda pensar, el término “peseta” no surgió el 19 de octubre de 1868, con el nacimiento de la moneda que llevaría su nombre, si no que así se designaba ya desde el siglo XVII al real de a dos y, posteriormente, al real de a cuatro, cuando el rey José I de España mandó acuñar durante su reinado un nuevo sistema monetario, el real de vellón, con una equivalencia de 2,5 reales de vellón por cada real tradicional. Según una de las teorías, la elección de este nombre se basó en el término catalán “peça”-pieza que se utilizaba para designar a la moneda de plata posteriormente conocida como el real de a dos. Según otra versión, la palabra peseta sería un diminutivo castellano del termino peso. Lo que está claro, es que las monedas son un fiel reflejo de la historia de un país. Las condiciones estéticas, políticas, religiosas y económicas de sus habitantes están plasmadas de forma indeleble en ellas. 134 años de historia donde la peseta ha sido la clara protagonista de la economía española y una silenciosa compañera en los hechos más trascendentales de nuestra historia moderna. Por eso, el día de su aniversario, queremos homenajear a esos pequeños discos metálicos que muchos aún añoramos.

El 19 de octubre de 1868 nace la peseta como unidad monetaria, de acuerdo con el Decreto del Gobierno Provisional establecido tras el derrocamiento de Isabel II en el contexto de la Unión Monetaria Latina, con la intención de adecuar nuestra moneda a la de los países integrantes. Hasta ese año, habían coexistido varias casas de la moneda que daban servicio a todo el territorio, como las de Sevilla, Segovia, Barcelona o Madrid, entre otras. Pero, en 1869, el Gobierno Provisional decidió concentrar toda la producción existente en la capital madrileña clausurando las demás. Esa casa es lo que hoy conocemos por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, entidad que ha estado asociada a la peseta como sistema monetario desde su creación.

Gobierno Provisional de 1868
Gobierno Provisional de 1868 FOTO: La Razón (Custom Credit)

Desde que se acuñaran las primeras monedas en 1869, estas han gozado de diferentes motivos, tamaños, valores y materiales. Pesaban 5gr de plata y tenían un valor de cuatro reales. Se emitieron de 1, 2, 5 y 10 céntimos, en bronce; 20 y 50 céntimos en plata; 1, 2 y 5 pesetas también en plata y, para finalizar, de 100 pesetas en oro de ley. La impresión de billetes tardó unos años más en aparecer, realizando, inicialmente, esta labor los talleres del Banco de España y diversas empresas británicas, americanas y alemanas. El primer billete se emitió el 1 de julio de 1874, que coincidió con la obtención por parte del Banco de España del derecho exclusivo de emisión de billetes. El primer billete impreso con el valor facial expresado en pesetas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre fue emitido el 21 de octubre de 1940, aunque la decisión oficial la tomó el Gobierno un año después, con el Decreto del 21 de junio de 1941. El decreto tenía como objetivo dotar a la entidad de los medios necesarios para llevar a cabo esta tarea y evitar la dependencia de empresas extranjeras.

Nombres coloquiales

Como hemos dicho anteriormente, las monedas son un fiel reflejo de la sociedad de un país, y no hay nada que la identifique más que los apodos que se le han ido otorgando a lo largo de la historia. Son varios los “motes” que se le han dado, ¿los conocías todos?:

  • Las lentejas: Con sus 14 milímetros de diámetro, la moneda de 1 peseta fue una de las más pequeñas del mundo, de ahí su nombre. Por otra parte, las últimas monedas de peseta que se crearon en 1989, fueron una de las monedas más odiadas por los españoles.
  • La perra gorda: Se conoció como la perra gorda a la moneda de cobre de 10 céntimos porque en la parte trasera había un león sosteniendo el escudo de España. Pero los españoles en vez de ver un león creían que era un perro.
  • Las rubias: Se denominó así porque se decía que las monedas de latón de la República, que estaban representadas por una mujer con un racimo de uvas en la cara, eran la perdición de los hombres porque englobaban el dinero, la mujer y el vino.
  • Pavo: En los años 30 y 40, un pavo era un duro, la moneda de cinco pesetas, ya que ese era el precio del pavo en los mercados.
  • Calderilla: Moneda de poco valor debido a que se utilizaba el mismo material para su fabricación que para hacer los calderos.
  • Boniato: Llamado así al billete de 5000 pesetas debido a su color marrón.
  • Duro: Inicialmente se le llamó duro sevillano a una moneda falsificada de cinco pesetas que circuló cierto tiempo durante el reinado de Alfonso XII.