Cultura

Un hotel en el infierno

Violencia, secretos y música soul se dan la mano en «Malos tiempos en El Royal», un «thriller» tarantiniano dirigido por Drew Goddard con Jeff Bridges y Chris Hemsworth.

Violencia, secretos y música soul se dan la mano en «Malos tiempos en El Royal», un «thriller» tarantiniano dirigido por Drew Goddard con Jeff Bridges y Chris Hemsworth.

Publicidad

«Me encantan las películas en las que no sabes quién es el héroe y tu empatía va cambiando a medida que avanza la trama». Lo decía Drew Goddard en el pasado Festival de San Sebastián, certamen que se clausuró precisamente con esta cinta, la pirotécnica «Malos tiempos en El Royale». Y es que en este filme todo arranca con la presentación de siete personajes y, a medida que avanza, nuestras opiniones, filias y fobias van cambiando. La trama nos introduce a siete desconocidos, cada uno de ellos guardián de un secreto, que confluyen en un hotel en el lago Tahoe llamado El Royale, que se cae a pedazos. A lo largo de una noche, todos tendrán que saldar sus cuentas. «Todo el mundo parece ser una persona y se descubre que es otra», advierte Goddard.

El norteamericano se ha labrado un buen nombre en el guión con trabajos como «The Martian» y la serie «Lost» y ello le ha permitido este salto a la dirección en el que, asegura, rodearse de buenos actores era fundamental: «El principal motivo para dirigirla es que quería trabajar con estos actores, son algunos de mis actores favoritos del planeta». Entre ellos se encuentran el veterano Jeff Bridges o el joven pero consolidado Chris Hemsworth, cuya presencia en la alfombra roja del Festival de San Sebastián subió los decibelios en La Concha.

De Hammett a Hitchcock

Publicidad

Acción y perfil de personajes (un cura, una cantante, un policía, un yonki...) se dan la mano en este «thriller» cuyo toque tarantiniano ha sido destacado por la crítica. No obstante, aunque Goddard no esconde su admiración por el realizador de «Pulp Fiction», asegura tener otras muchas influencias, desde «la novela criminal al estilo de Dashiell Hammett o Agatha Christie a filmes de John Huston o Alfred Hitchcock».

En El Royal se da cita todo un cóctel explosivo de personalidades y secretos, entre los que están presentes las sectas, los secuestros de bancos y el vouyerismo, que permite a todos espiar a su vecino y, al espectador, espiarlos a todos: «Hay algo muy cinematográfico en ello, en cómo el público pasa el tiempo observando a gente que no sabe que les estamos viendo». La música soul empapa toda la cinta en la que, según su director, la copiosa violencia no se muestra como «un fetiche». «Mostramos que todo lo que sucede a nivel de violencia tiene una consecuencia», explica. Todos los personajes, añade, vienen ya marcados por la violencia, sea física o emocional.

Publicidad