MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
12:40
Actualizado

El día que Siri Hustvedt entrevistó a Karl Ove Knausgard

  • Siri Hustvedt
    Siri Hustvedt /

    Gonzalo Pérez

Tiempo de lectura 2 min.

22 de mayo de 2019. 13:47h

Comentada
J. O..  22/5/2019

Es uno de esos malentendidos que ha hecho correr mucha tinta en el mundo de las letras. Cuando el escritor noruego publicó el primer volumen de «Mi lucha», unas memorias largas, divididas en seis volúmenes, que se convirtieron al instante en un éxito en su país y, también, en el resto del mundo, la escritora quedó fascinada por la capacidad del autor para expresarse sin ninguna clase de barreras ni impedimentos ni pudor alguno. No tardó en acudir a un encuentro con él y en entrevistarle. Todo parecía ir bien hasta que ella le hizo una pregunta que, directamente, redujo el resto de la conversación a la nada. Ella planteó una curiosidad: «¿Por qué en su libro aparecen tan pocas referencias a escritoras mujeres?». La contestación no resultó tan satisfactoria como ella esperaba. Hacia alusión a que las mujeres no suponían en realidad una competencia. Esas escasas palabras se quedaron clavadas en la cabeza de ella. Una incómoda molestia sobre la que no dejó de reflexionar y que acabó por resolver en un texto que se ha hecho muy famoso: «La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres» (Seix Barral).

La visión feminista y del mundo de Siri Husvedt se había topado de una manera casi insospechada con un autor que no tenía complejos en describirse a través de sus fracasos, perezas, fiestas, despropósitos, aciertos y otros desmanes. «¿Pero qué es lo que le había llevado a Knausgard a leer solo a hombres?». Esta cuestión se quedó encasquillada en su interior y le dio para, al final, desarrollar toda una teoría sobre los intereses de un novelista y el origen de sus ideas. Knausgard, que con la fama ha ido perdiendo también el cabello y el desaliño rebelde que presentaba durante la publicación de los primeros tomos de sus vivencias (obra que comenzó, como ha reconocido, por su incapacidad para abordar de manera satisfactoria una historia de ficción), ha reaccionado con muy buen «Fair play», y ha señalado en ocasiones que, en realidad, cuando él dio esa contestación se refería a que él siempre ha leído más autores que autoras, pero ha reconocido que le gusta la interpretación que ella ha extraído de su respuesta y, sobre todo, cómo ha teorizado alrededor de ella.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs