Premio Nadal: se ha escrito un crimen

El escritor José C. Vales gana el prestigioso galardón con la novela de misterio «Cabaret Biarritz», sobre un turbio asesinato en la ciudad francesa

Cosecha del 65. José C. Vales recoge el Nadal de manos de Emili Rosales. Detrás, los escritores Clara Sánchez y Lorenzo Silva
Cosecha del 65. José C. Vales recoge el Nadal de manos de Emili Rosales. Detrás, los escritores Clara Sánchez y Lorenzo Silva

El escritor José C. Vales gana el prestigioso galardón con la novela de misterio «Cabaret Biarritz», sobre un turbio asesinato en la ciudad francesa

Desde hace 71 años, las Navidades tienen una nueva tradición que celebrar después de la noche de Reyes que tiene las páginas del libro como gran protagonista. Con todos los niños felices ya con sus regalos, el 6 de enero por la noche le toca el turno a los escritores, que pueden recibir su primer gran premio del año y, sobre todo, a los lectores, que tienen una nueva novela al justo comienzo de la temporada que se perfila ahora. Nos referimos, claro, al ya mítico Premio Nadal, con el que la Editorial Destino dedica cada 6 de enero a homenajear a Eugenio Nadal, y que sirvió ayer para galardonar la novela «Cabaret Biarritz», de José C. Vales (Zamora, 1965). En la misma velada también se falló el Premio Josep Pla, que recayó en este caso en Andreu Carranza por su obra «El poeta del poble».

En «Cabaret Biarritz», presentada bajo el seudónimo de «Las noches de Lili Q», Vales nos invita a viajar al corazón de una gran aventura, en este caso a la trepidante investigación con corazón literario, la que protagoniza Georges Miet, un autor francés de éxito gracias a las historias populares que publica en el sello La Fortune durante los años 30 y 40 del siglo pasado. Sin embargo, un buen día su editor le pedirá una novela diferente a lo que ha hecho hasta entonces, un relato serio, de atmósfera trágica, que tenga como tema un suceso ocurrido en Biarritz, la célebre localidad del sur de Francia. El gancho es un aparente asesinato, la aparición del cadáver de una joven, aprendiza en una librería, sujeto a una argolla en el muelle. Miet comenzará a partir de ese momento una apasionante investigación, en una ciudad enigmática donde laten todos los conflictos y las contradicciones presentes en la sociedad de entreguerras, encerrada entre el fuego cruzado de un mundo que se resiste a desaparecer y otro que lucha por abrirse camino a zancadas. Es en este paisaje en el que el protagonista intentará reconstruir el enigma dando voz a los testigos de aquel drama. En este sentido, los capítulos del libro corresponden a las entrevistas que el inspector realiza durantes sus indagaciones, a medio camino entre lo policial y lo literario.

El arte de contar historias

«Cabaret Biarriz» se impuso entre las 335 obra presentadas al 71 Premio Nadal de Novela de Ediciones Destino (Grupo Planeta), dotado con 18.000 euros. Así lo consideró el jurado, formado en esta ocasión por Germán Gullón, Lorenzo Silva, Clara Sánchez, Andrés Trapiello y Emili Rosales. A este respecto, calificaron el texto premiado como «crónica periodística» y «novela de investigación literaria». No es un terreno que le sea desconocido a Vales –licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca y que posteriormente se especializó en Filosofía y Estética de la Literatura Romántica en Madrid– como demostró con su anterior novela, «El Pensionado de Neuwelke», publicada por la editorial Planeta, donde proponía un homenaje a la narrativa inglesa decimonónica.

Vales es un escritor enamorado del viejo arte de contar historias y de llevar al lector a una vida paralela donde perderse para regresar reconfortado y conmocionado a un tiempo. En el caso de «El pensionado de Neuwelke» (2013) se inspiraba en la historia de uno de los casos más conocidos y documentados de «doppelgänger», es decir, el doble fantasmagórico de una persona. El escritor tomaba como punto de partida las escasas noticias sobre este particular que en su día ofreció Robert Dale Owen en «Footfalls on the Boundary of Another World» (1859). Todo ello le sirve para construir un tributo a la novela gótica, en la que no faltan las referencias a algunos de sus maestros, especialmente Charles Dickens. «La cuestión de la realidad y la ficción no es tan sencilla como podría parecernos. Basta con ver el telediario para observar que lo que para unos es cierto para otros resulta falso. Y en la era de internet, todo es virtual... es decir, casi verdadero y esencialmente falso», aseguraba a raíz de su primera incursión en la novela, que se planteó, asegura, tomando como ejemplo «a los antiguos contadores de historias».

El escritor inglés ha sido traducido por el ganador del Nadal. A él se le debe la edición más completa de «Cuentos de Navidad», editado por Espasa, que incluye diez narraciones que el editor de «All Year Round» y de «Household Words» publicó en Londres a mediados del siglo XIX. En la misma editorial, Vales ha llevado a cabo la misión nada fácil de traducir «Frankenstein», en su doble versión, original de Mary Shelley, y con las anotaciones de Percy, y que es actualmente la edición más completa en España de este clásico. En los últimos años, José C. Vales también ha sido traductor de algunos títulos de literatura británica aparecidos en Impedimenta. Así lo ha constatado en sus adaptaciones de «Flora Poste y los artistas» y «La hija de Robert Poste», ambas de Stella Gibbons; «Reina Lucía», «La señorita Mapp» y «Mapp y Lucía» de E. F. Benson; y «Diario del año de la peste» de Daniel Defoe. Más recientemente ha sido el traductor de la adaptación que Rob Davis hizo en forma de cómic-novela gráfica de «Don Quijote de la Mancha» y que ha lanzado Ediciones Kraken. La labor literaria de José C. Vales se extiende también a su participación en proyectos literarios tan curiosos como «Y si quieres saber de mi pasado», la autobiografía de la mítica cantante mexicana Chavela Vargas. Este año, por tanto, el Nadal ha dado con un verdaderamente audaz todoterreno literario.

El detalle

La primera gran fiesta literaria del año

El Nadal es desde hace tiempo uno de los premios literarios más prestigiosos de las letras hispánicas. Por eso, la gran gala en la que se anuncia el ganador se ha convertido en una fiesta imprescindible para la plana mayor de los escritores nacionales. Ayer no fue una excepción y en el Hotel Palace, el antiguo Ritz, se pudo ver a novelistas como Alcia Giménez-Barlett, Carme Riera, Jenn Díaz, Dolores Redondo, Care Santos, Nuria Amat o José María Guelbenzu.