Esprinters, los locos de la velocidad

Pueden alcanzar velocidades de más de 70 km/hora en una llegada

Los esprinters son especialistas de la velocidad, ciclistas preparados para desarrollar una aceleración máxima en las llegadas en grupo y en terreno llano. Normalmente son ciclistas de físico poderoso, capaces de desarrollar una gran potencia en pocos metros, aunque hay excepciones, como el australiano Caleb Ewan, que ya ha ganado una etapa en el Tour y que sólo mide 1,65 aunque pesa 67 kilos.

Ewan es una rareza, un corredor pequeño pero musculado. Porque los velocistas lo son igual encima de una bici que en una pista de tartán. Son como corredores de 100 metros dando pedales y pueden alcanzar velocidades superiores a los 70 km/hora en una llegada.

No es normal que un esprinter pueda aspirar a ganar una gran vuelta, aunque ha habido transformaciones de velocistas en corredores totales, como Sean Kelly o Laurent Jalabert, ganadores de la Vuelta a España en los 80 y en los 90.

Ellos ya partían con cualidades que iban más allá de la velocidad. Más allá de la locura que se puede ver en una llegada, una situación de riesgo para los ciclistas que puede llevar en ocasiones extremas a caídas tan dolorosas y con consecuencias tan graves como la del holandés Fabio Jakobsen en la Vuelta a Polonia.

El entrenamiento de un velocista es diferente al de otro tipo de corredores. Empezando por el gimnasio y siguiendo por las series en carreteras, orientados a la velocidad pura con más intensidad que los de cualquier otro corredor.