Así le ha ido al Real Madrid sin Sergio Ramos... y no es bueno

A la espera del resultado de las pruebas el jueves, el conjunto blanco mira sus últimos marcadores en Champions sin el capitán

Sergio Ramos se retira lesionado del partido de España. Ahora toca ver si puede jugar en el Real MadridAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Sergio Ramos se tocó la parte de atrás del muslo, hizo un gesto al banquillo y no acabó el partido España-Alemania. Fue ahí cuando se encendieron todas las alarmas en el Real Madrid. El partido de la selección ya estaba finiquitado, pero el equipo de Zidane se juega la vida en los partidos que tiene de ahora a final de año. Tras el parón de selecciones, empieza a todo ritmo: el sábado contra el Villarreal y el miércoles contra el Inter en Champions. Casemiro ya ha pasado el Covid, Carvajal a punto, pero lleva más de un mes sin jugary Valverde está lesionado. La baja de Ramos no sería una buena noticia

Además, Varane también tuvo que ser sustituido antes de terminar el encuentro de Francia, algo que en Valdebebas no se creía. Lo del central francés fue más por precaución, pero a ver en qué condiciones llega al choque del sábado. Militao también es baja, por ahora, porque aunque ya ha pasado el coronavirus necesita que los PCR se lo confirmen.

El Villarreal de Emery empezó con dificultades el campeonato, pero ahora se ha instalado en la segunda posición de una Liga extraña en la que manda la Real Sociedad. No es el mejor rival para visitar cuando se llega de una derrota como la del Valencia y se necesita una victoria para tomar ánimos y poder ir a San Siro, al choque contra el Inter en Champions sin dudas en la fe de uno mismo.

El problema es que sin Ramos, el Madrid es un equipo frágil. El central tiene despistes en los partidos que a veces cuestan caros, pero está claro que su peso en el once no lo sustituye nadie. Los números en Europa del Real Madrid sin el jugador andaluz dan escalofríos: perdió 1-3 contra la Juve, en ese encuentro de infarto, con el penalti a Lucas Vázquez, que le dio la clasificación.

Peor le fue el año siguiente sin el central hace dos temporada. No estuvo en los dos encuentros contra el CSKA de Moscú y en casa y en Rusia perdió el Real Madrid (1-0 y 0-3) y ese curso ocurrió el episodio más grave: la derrota contra el Ajax en casa, con Sergio Ramos en el palco (1-4) mientras grababa su documental con Amazon. Había forzado la amarilla en el encuentro de ida porque pensaba que todo estaba solucionado. La temporada 2019/20 los números siguen siendo desastrosos: empezó la Champions en París, sin el capitán y cayó 3-0. No estuvo en el choque decisivo de Manchester, donde Varane hizo uno de los peores partidos que se le recuerdan y el Madrid, que también había perdido en la ida con Ramos, por cierto, cayó 1-2. Y por último, este curso, en el estreno contra el Shakthar, en uno de las actuaciones más absurdad que se recuerdan del conjunto de Zidane, perdió 2-3 y no, no estaba Sergio Ramos en la convocatoria. Ni estuvo en el once ni pudo entrar en los cambios que hizo después el entrenador francés para intentar, sin éxito, enderezar el resultado de ese encuentro.

Por eso, la posible ausencia de Sergio Ramos en los siguientes partidos hace que la preocupación crezca por Valdebebas. Con Varane tocado y Militao y Nacho sin jugar desde hace tiempo por sus bajas la defensa puede ser demasiado frágil.

Está el Madrid en una situación casi contra las cuerdas, que es donde mejor se mueve Zidane, cuando todo parece que está en contra. El francés, muy discutido por algunas decisiones, necesita encontrar la tecla para convencer a sus jugadores de que defensivamente pueden hacer frente a los partidos que llegan. El Madrid ya no es el equipo rocoso que ganó LaLiga el curso pasado. Ahora, los rivales aunque lleguen poco, marcan muchos goles, pese a que Courtois sigue en un estado excelente. Sucedió contra el Valencia, que apenas tiró, pero que se aprovechó del festival de errores defensivos y del VAR.

No puede permitirse otro encuentro así el Real Madrid. Con Ramos o sin él, necesita la victoria o hacer un papel presentable.