Tiembla el Real Madrid: Sergio Ramos se rompe diez días

El central se lesionó en el España-Alemania. Varane se hace el viernes una prueba sobre el césped. El Villarreal y el Inter esperan

Sergio Ramos, en el momento de su lesión en el España-AlemaniaJosé Manuel VidalEFE

Sergio Ramos está lesionado así que hoy por la mañana, Varane saltará al césped de Valdebebas y probará cómo está su hombro izquierdo y si puede jugar contra el Villarreal. Todo el Real Madrid va a cruzar los dedos ya que la baja del central francés obligaría a una defensa contra los de Emery con Nacho, que acaba de salir de una lesión y Militao, que ayer le dieron de alta del coronavirus. Porque el llamado virus FIFA ha vuelto a ser cruel con el conjunto de Zidane, que no encuentra la manera de hacer una alineación con su once preferido. Los médicos del Real Madrid confirmaron que Sergio Ramos sufre una pequeña lesión tras no poder acabar el partido de España contra Alemania. «Las pruebas realizadas hoy a nuestro jugador Sergio Ramos por los Servicios Médicos del Real Madrid se le ha diagnosticado una lesión en el bíceps femoral de la pierna derecha. Pendiente de evolución», dice el parte médico oficial. No indica exactamente el grado de la lesión, pero al ser algo muscular una recuperación milagrosa es imposible y la baja estimada es de diez días. Ni Villarreal ni Inter y a ver si puede estar contra el Alavés.

Cuando se tocó la pierna y se marchó del partido de la selección se encendieron todas las alarmas en el Real Madrid. El partido de la selección ya estaba finiquitado, pero el equipo de Zidane se juega la vida en los partidos que tiene de ahora a final de año. Tras el parón de selecciones, empieza a todo ritmo: el sábado contra el Villarreal y el miércoles contra el Inter en Champions. El Madrid juega dos partidos entre semana desde ahora hasta el 13 de diciembre, que es el derbi. En este tramo se disputa toda la fase de grupos de la Champions y se mide, además de con el Villarreal, con Sevilla y con el Atlético de Madrid. Pocos equipos más incómodos en esta Liga. Lo que pueda ser esta temporada depende, en mucha parte, de como salga el equipo de Zidane de este esprint tan exigente. Y aunque, para empezarlo, ha recuperado a Hazard, Militao o Casemiro, la baja de Ramos duele porque sin él se pierde la voz más potente del vestuario cuando las cosas van mal.

El Villarreal de Emery empezó con dificultades el campeonato, pero ahora se ha instalado en la segunda posición de una Liga extraña en la que manda la Real Sociedad. No es el mejor rival para visitar cuando se llega de una derrota como la del Valencia y se necesita una victoria para tomar ánimos y poder ir a San Siro, al choque contra el Inter en Champions sin dudas en la confianza en uno mismo. Aunque el choque de Italia es menos preocupante tras la victoria en el partido jugado en Valdebebas, el plan es finiquitar el pase a los octavos cuanto antes.

El problema es que sin Ramos, el Real Madrid suele ser un equipo frágil. El central tiene despistes en los partidos que a veces cuestan caros, pero está claro que su peso en el once no lo sustituye nadie. Los números en Europa del Real Madrid sin el jugador andaluz dan escalofríos desde hace años: perdió 1-3 contra la Juve, en ese encuentro de infarto, con el penalti a Lucas Vázquez, que le dio la clasificación hacia la décimotercera.

Peor le fue el año siguiente sin el central. No estuvo en los dos encuentros contra el CSKA de Moscú y en casa y en Rusia perdió el Real Madrid (1-0 y 0-3) . Pero ese curso ocurrió el episodio más grave: la derrota contra el Ajax en el Santiago Bernabéu, con Sergio Ramos en el palco (1-4) mientras grababa su documental con Amazon. Había forzado la amarilla en el encuentro de ida porque pensaba que todo estaba solucionado tras ganar el Madrid allí.

La temporada 2019/20 los números siguen siendo desastrosos: empezó la Champions en París, sin el capitán y cayó 3-0. No estuvo en el choque decisivo de Manchester, donde Varane hizo uno de los peores partidos que se le recuerdan y el Madrid, que también había perdido en la ida con Ramos, por cierto, cayó 2-1. Y por último, este curso, en el estreno contra el Shakthar, en uno de las actuaciones más absurdas que se recuerdan del conjunto de Zidane, perdió 2-3 y no, no estaba Sergio Ramos en la convocatoria. Ni estuvo en el once ni pudo entrar en los cambios que hizo después el entrenador francés para intentar, sin éxito, enderezar el resultado de ese encuentro.

Diez días no son muchos, o sí, según se mire.