Fútbol

Koke, de olvidado a necesario

Koke estuvo dos años sin jugar con la Roja, pero ahora es imprescindible. Ha jugado los tres partidos de la primera fase desde el comienzo

Koke, en un entrenamiento de la selección con Marcos Llorente
Koke, en un entrenamiento de la selección con Marcos LlorenteJavier LizonEFE

Koke parecía haberse despedido de la selección en el Mundial 2018. Falló uno de los penaltis en la tanda que eliminó a España contra Rusia y aquel parecía su final. Había sido imprescindible para Lopetegui, con el que ganó el Europeo sub’21 en Israel, y el cambio de seleccionador no le benefició. Luis Enrique contó con él en una de sus primeras convocatorias, pero sólo jugó la segunda parte en un amistoso contra Gales.

Ni Luis Enrique en sus dos etapas ni Robert Moreno volvieron a contar con él y estuvo dos años y un mes sin vestirse con la camiseta de la Roja, entre el 11 de octubre de 2018 y el 11 de noviembre de 2020. Fue en otro amistoso, esta vez contra Países Bajos. Koke era «nuevo», pero terminó el partido con el brazalete de capitán después de los cambios. Y ya no se ha movido de las convocatorias de Luis Enrique.

«Era un momento difícil, siempre me veía estando aquí. He estado con los mejores en una época espectacular, la mejor de la selección, había venido con ellos y siempre te ves aquí, quieres jugar todos los partidos», reconoce el capitán del Atlético. «Fue un poco difícil. Si me dicen hace un año que iba a estar aquí no me lo creo porque no estaba siendo convocado», reconoce.

El covid le dio una nueva oportunidad después de su gran temporada en el Atlético de Madrid. «Por ’'fortuna’' hubo una pandemia que aplazó el torneo y he podido estar aquí ayudando a mi selección, que es donde todos queremos estar y es un orgullo», dice. «Volver a estar aquí es espectacular y te hace valorar lo difícil que es y lo importante que es defender a tu país», añade.

Koke es uno de los futbolistas que ha jugado desde el comienzo los tres partidos de la primera fase. Fundamental para Luis Enrique. El «8» de España es uno de esos futbolistas que sólo se entienden en toda su magnitud en el campo. Por televisión no se aprecia todo el trabajo que hace para liberar espacios para sus compañeros o para ocupar los que los demás dejan libres. Pero él no se da importancia.

«El seleccionador nos pide ciertos detalles dentro del terreno de juego, cómo jugar y cómo posicionarnos e intento adaptarme dentro del terreno de juego. Tenemos los movimientos muy mecanizados, llevamos ensayándolos desde los meses pasados y también en estas semanas. Es fácil adaptarme, en mi club me adapto en muchas posiciones y aquí, también. Es sencillo hacerlo», asegura.

Koke llegó a la selección en la cuesta abajo de la generación de oro y nunca ha pasado de los octavos en una fase final. En su estreno en el Mundial de Brasil 2014 España cayó en la primera fase. En la Eurocopa de Francia y en el Mundial de Rusia se quedó en octavos. Ahora tiene la oportunidad de romper esa mala racha. «Siempre que vas con la selección quieres ganar y llegar a lo máximo es mi mentalidad. Siempre quiero estar entre los mejores. Ojalá podamos conseguirlo en este torneo. Tengo esas ganas de poder ir pasando eliminatorias y disfrutarlo, de perder vacaciones para poder estar aquí y poder seguir compitiendo», afirma.

Y si hay un penalti, no hay problema. España ha fallado los dos lanzamientos que ha tenido desde los once metros, pero está seguro de que eso no influye. «Estamos ensayando todos los días los penaltis. No hemos tenido fortuna, pero ojalá tengamos uno y ya decidirá el míster quién lo lanza. Tenemos una lista y jugadores con personalidad para lanzarlos», dice.