Deportes

El refugio de Supermán López

El colombiano se estrena en la Vuelta a San Juan con el Team Medellín, Un “descenso” para regresar al mejor nivel

Supermán López, junto a Óscar Sevilla, en su presentación como corredor del Team Medellín
Supermán López, junto a Óscar Sevilla, en su presentación como corredor del Team Medellín FOTO: Team Medellín

“Tú lo has dicho, nunca he dado positivo”, dice Supermán López, una estrella del ciclismo mundial que ha tenido que bajar dos categorías para regresar a casa a correr en el Team Medellín, el mismo en el que compite el español Óscar Sevilla. Caminos que se juntan en el mismo punto, aunque con trayectorias diferentes.

Óscar tiene 46 años, lleva tiempo afincado en Colombia con su familia y apura su última etapa como ciclista sin pensar en el futuro. Para Miguel Ángel López, que sólo tiene 28, el Medellín es un refugio que le permite seguir corriendo después de ser apartado del ciclismo de élite por sus malas compañías.

Su relación con el médico Marcos Maynar, de trayectoria oscura y ahora acusado de tráfico de medicamentos, hizo que Astana lo despidiera al final de la temporada pasada. No lleva la marca de un positivo, pero las consecuencias han sido parecidas para él, aunque intenta mantener el optimismo. “No, yo creo que no puedo tener ninguna complicación porque aquí estoy, disfrutando y corriendo, que es lo que más me gusta”, dice involucrado ya en la Vuelta a San Juan en la que debuta con su nuevo equipo.

Supermán ha tenido que bajar dos categorías, del World Tour en el que llevaba instalado desde que ganó el Tour del Porvenir en 2014 a un equipo Continental, la tercera división del ciclismo mundial. Sin posibilidad de disputar las grandes carreras del calendario mundial, sin sitio en el Tour, la Vuelta o el Giro que tantas satisfacciones le ha dado. “Para mí no es un paso atrás, para mí es llegar a compartir con mi gente de Colombia, recargarme de energía, de positivismo, de nuevas ilusiones y de disfrutar”, dice.

Por eso es tan importante para él la participación en la Vuelta a San Juan, una carrera en la que se cruza con ciclistas de la categoría de Remco Evenepoel y de Egan Bernal. Una oportunidad de demostrar su grandeza. “Estoy bien, contento, motivado. Junto con Óscar [Sevilla] vamos a hacer cosas importantes. Él tiene mucha experiencia en esta carrera, ha hecho podio en varias ocasiones. Lo podemos hacer bien, tenemos un buen equipo y tenemos las ganas, que es lo importante”, asegura.

“Empezamos el año motivados, con nuevo equipo, nuevas ilusiones, nuevas proyecciones y aquí estamos. Creo que es lo más importante, rodearte de gente que te aporte, que te dé confianza y aquí estamos, intentando disfrutar de cada momento de la carrera y contento con los muchachos”, explica.

El ciclista colombiano habla de ilusión, de motivación, pero siempre con gesto serio. Pensativo. Aunque valorando las posibilidades que le ofrece este inesperado regreso a casa. Miguel Ángel se perdió el nacimiento de Guillermo, su segundo hijo, porque estaba en España disputando la Vuelta. Ahora está más cerca de él, de su hijo mayor, Jerónimo, y de su mujer, Natalia.

El Team Medellín, con la camiseta argentina
El Team Medellín, con la camiseta argentina FOTO: Sprintcycling

Ventajas del cambio de equipo, que comenzó la Vuelta con un homenaje al pueblo argentino y a su triunfo en el Mundial. En la presentación de la carrera, se quitaron el maillot del Medellín para lucir la camiseta que llevaban debajo, la albiceleste con el número 10 de Messi y la leyenda “Qué mirás, bobo”, en la parte baja de la espalda. Supermán ha llegado a San Juan a divertirse.