Deportes

La mujer que superó el récord de goles de CR7 y rompió un brazo a un portero con su potencia

Lily Parr marcó casi 1.000 goles a lo largo de su carrera convirtiéndose en el pichichi de todos los tiempos en el fútbol inglés

Lily Parr, la diosa del Fútbol
Lily Parr, la diosa del Fútbol FOTO: Twitter La Razon

Dicen que le pegaba tan fuerte al balón que le fracturó un brazo a un portero. El pichichi de todos los tiempos en el fútbol inglés no es Alan Sheare, ni Wayne Rooney, ni Andy Cole, sino una mujer. El futbol no es cosa solo de hombres y prueba de ello es Lily Parr, que marcó casi 1.000 goles en todas las competiciones, a lo largo y ancho de una carrera que se extendió durante más de 30 años. Muchos aficionados tal vez no hayan oído hablar de ella, pero fue capaz de superar el récord goleador del mismísimo Cristiano Ronaldo, que alcanzó los 801 goles al anotar dos tantos en el triunfo de 3 a 2 del Manchester United sobre el Arsenal disputado el pasado 2 de diciembre.

Lily Parr nació el 26 de abril de 1905 en un barrio de Saint Helens, en el condado de Merseyside. De pequeña solía jugar al fútbol y al rugby junto a sus seis hermanos en el patio trasero de su casa pero pronto acabaría decantándose por el balompié.

Cuando los hombres fueron reclutados para luchar en la Primera Guerra Mundial, las fábricas de municiones de Gran Bretaña tenían poco personal y recurrieron a las mujeres para cubrir los puestos, aunque con la mitad del sueldo de sus homólogos masculinos. Durante las pausas para el almuerzo, las mujeres hicieron lo que tiempo atrás hacían los hombres: dar patadas a una pelota de fútbol.

Así fue como durante el conflicto bélico fue creciendo en el país el interés por el fútbol femenino, y la empresa de municiones de Preston Dick, Kerr & Co., donde trabajaban en su mayor parte mujeres, fundó su club de fútbol. El Dick, Kerr’s Ladies acostumbraba atraer a muchos aficionados, incluido el famoso evento del 26 de diciembre de 1920 en Goodison Park, donde se registraron 53.000 espectadores.

A diferencia de hoy, los equipos femeninos jugaban contra equipos femeninos y masculinos, y Parr se ganó la fama de disparar el balón tan fuerte como cualquier jugador masculino. Sus compañeras solían decir que “chutaba como una mula”. Su primer club fue su local St Helen’s Ladies Team, antes de ser reclutada por el Dick, Kerr’s Ladies.

En 1919, el equipo de Dick, Kerr Ladies se enfrentó al St Helens Ladies. Perdieron 6-1, pero fue el extremo de 14 años del St Helens no pasó desapercibido para el entrenador Arnold Frankland. Le ofreció a Parr y a su compañera Alice Woods un lugar en el equipo y un trabajo en la fábrica. Según los informes de la época, Frankland acordó pagar a Parr 10 chelines cada vez que jugara para el equipo, y un pago adicional de un paquete de cigarrillos Woodbine.

Lily comenzó su etapa en el Dick, Kerr’s Ladies a los 14 años y jugaba de lateral izquierdo. Fue en el New Year’s Day de 1921 cuando jugó como extremo por primera vez, y anotó un hat-trick al Rest of Lancashire Team. Durante su carrera, jugó alrededor de 437 partidos, con 424 victorias. De acuerdo con un artículo de la BBC, Lily anotó 43 goles en su primera temporada y en total más de 900 goles en su carrera entre 1919 y 1951. Algunas fuentes incluso elevan su registro goleador a 108 en su primer año y a 986 tantos en total, aunque no existen datos oficiales.

La prohibición del fútbol femenino

El número de equipos de fútbol femenino continuó creciendo hasta 1921, cuando la Asociación Inglesa de Fútbol prohibió a los clubes femeninos competir en canchas profesionales. En 1922 el Dick, Kerr Ladies realizó una gira por Norteamérica. Jugaron nueve encuentros en Estados Unidos; ganaron tres, empataron tres y perdieron otros tres contra equipos masculinos de divisiones mayores.

En 1923, después de que las Dick Kerr volvieran de la gira por Estados Unidos y sin posibilidad de jugar regularmente por la prohibición que seguía rigiendo sobre el fútbol femenino, el equipo se fue desarmando. En 1926, la fábrica fue comprada por una empresa eléctrica y los nuevos dueños decidieron que no apoyarían el fútbol femenino. Pero Parr continuó en el club, incluso tras perder el patrocinio de la empresa, y ser refundado como Preston Ladies.

Dejó su trabajo en la fábrica y se dedicó a enfermera en un hospital psiquiátrico en Whittingham. Continuó jugando para el Preston Ladies, donde incluso fue parte de una gira por Francia, hasta su retiro del fútbol en 1951.

Icono de los derechos LGTBi

Fue nombrada como ‘’la mujer futbolista más brillante del mundo’' y elegida capitana del equipo en 1946. Jugó por última vez el 12 de agosto de 1950 con 45 años, cuando su equipo venció 11-1 a Escocia. El resto de su vida lo pasó en gran parte en Goosnargh, cerca de Preston, junto a su novia Mary, quienes se convirtieron en un icono de los derechos LGBT. Lily falleció en 1978 a los 73 años por Cáncer de mama.

Fue en 1971 que la FA revocó la ley que impedía a las mujeres jugar fútbol en los grandes estadios del país, una decisión que, según confesaría, le hizo inmensamente feliz los últimos años de su vida. En 2002 fue la única mujer que entró a formar parte del Museo Nacional de Fútbol Inglés y entre 2007 y 2009, equipos de fútbol del movimiento LGTB se disputaron el trofeo Lily Parr en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, en su honor.

En 2019, Lily Parr se convirtió también en la primera futbolista a la que se dedica una estatua, inaugurada el 3 de junio de ese año en el Museo Nacional del Fútbol de Manchester.