Fútbol

La burla de Guardado a Joan Jordan que hace estallar al sevillismo. ¿”Este también es un ultra”?

El mexicano es cazado por las cámaras de televisión en plena celebración del Betis y consigue incendiar a la afición rival

El mexicano Guardado celebra con otros compañeros el pase del Betis a los cuartos de final de la Copa del Rey
El mexicano Guardado celebra con otros compañeros el pase del Betis a los cuartos de final de la Copa del Rey FOTO: José Manuel Vidal EFE

“¿Este también es un ultra”, “el equipo simpático”, “siento pena y asco, ¿se reirían igual si el golpe se lo hubieran dado a un futbolista del Betis en otro estadio”? Estos son sólo algunos de los comentarios que ha generado la burla de Andrés Guardado durante la celebración de los jugadores del Betis tras ganar y eliminar al Sevilla de la Copa del Rey. En la reanudación del partido tras la agresión a Joan Jordán, alcanzado en la cabeza por un palo lanzado desde la grada, el Betis se impuso gracias a un gol de Canales (2-1) y tras el triunfo, el mexicano del conjunto verdiblanco protagonizó una acción poco afortunada.

En las imágenes de televisión se le ve burlándose de Joan Jordán, que no pudo participar en este partido por tener que estar 24 horas en observación tras recibir el golpe que obligó a la suspensión del choque. Guardado va con una botella de agua en la mano, se la tira a sí mismo a la cabeza y se lanza al suelo como si estuviera mareado.

Mientras, todos sus compañeros se ríen y jalean la ocurrencia del veterano futbolista, que también se parte de risa divertido. Un episodio que no se suele dar entre profesionales del fútbol, que suelen saber respetar a los compañeros del equipo contrario, y mucho más cuando acaban de derrotarlos.

El Betis se llevó el derbi y eliminó de un torneo al Sevilla después de muchos años, pero la acción no parece de lo más afortunada, y más cuando el conjunto de Nervión puso dos recursos tratando de aplazar la reanudación al considerar que Jordán no podía quedar fuera del partido por la acción del aficionado que lanzó el palo. El Comité de Apelación de la Federación desestimo la reclamación del Sevilla, que tras la derrota reconoció su indignación por lo sucedido.

En el otro lado, en el verdiblanco, siguen manteniendo que Jordán exageró los síntomas tras recibir el golpe y que no se mareó hasta que su técnico no le dijo al oído que se tirara al suelo para parar el partido de manera definitiva. Varios jugadores del Betis, en la noche del sábado, aseguraron en redes sociales estar en contra de lo que hizo el hincha de su equipo, pero al mismo tiempo acusaban al centrocampista sevillista de haber fingido el mareo. De ahí parte la burla de Guardado que ha indignado al sevillismo y que va a calentar todavía más el pospartido.