MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
08:52
Actualizado
  • 1

Menos Estrellas

A la marcha de neymar el curso pasado se ha unido la de cristiano esta temporada. la liga está abierta a las sorpresas, pero barça y madrid son muy favoritos.

  • La marcha de Cristiano marca la temporada. Foto: AP
    La marcha de Cristiano marca la temporada. Foto: AP
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de agosto de 2018. 09:16h

Comentada
Francisco Martínez Madrid. 17/8/2018

El siglo XXI no ha hecho más que incrementar el dominio del Real Madrid y el Barcelona en la Liga. De los 18 campeonatos disputados desde 2000, apenas el Valencia de Benítez, en dos ocasiones, y el Atlético de Simeone, en una, han conseguido arrebatar el título a los «grandes» del fútbol español. El Madrid ha vencido seis Ligas y el Barcelona nueve, siete de ellas en los últimos diez cursos. Ellos, claro, son los favoritos, aunque están en un año con algún matiz que les puede hacer despistarse. El campeonato ha perdido a uno de sus grandes valores, Cristiano Ronaldo, por segundo año consecutivo, ya que la temporada pasada se marchó Neymar. La pelea que parecía eterna entre el portugués y Messi era un pastel que ya no se podrá vender. Tampoco está Iniesta, pero por motivos diferentes, porque la edad no perdona. «Hace años me hubiera preocupado nueve sobre diez la marcha de algunos jugadores como estos; ahora me preocupa cuatro. Hemos trabajado para que afecte lo menos posible y vamos a seguir trabajando en esa línea», opinó Javier Tebas, presidente de LaLiga (Por ejemplo, para expandir la competición internacionalmente, acaba de vender los derechos de la competición a Facebook para que emita los partidos en ocho países asiáticos). Además, la marcha de figuras no ha tenido relevo con fichajes galácticos o mediáticos (Pogba, Kane, Mbappé...), con permiso de Courtois, aunque todavía quedan días para que cierre el mercado. Inglaterra ha conseguido retener a sus figuras e Italia busca un repunte después de años de crisis (salvo la Juve) con la llegada de Cristiano. Pese a la fuga de estrellas, que podía haber sido mayor por las tentaciones del Inter a Modric, siguen Messi y Griezmann, que estrena su condición de campeón del mundo; mientras Bale debe tomar el relevo de CR.

Pasemos al capítulo de las (posibles) dudas: el Barça, el campeón, vive algo obsesionado por lo que le ha pasado los últimos años en Europa, en los que no ha superado los cuartos de final. Se puede distraer en el día a día de la Liga, pero para que eso no suceda ha formado una plantilla amplia. El Madrid tendrá que reinventarse sin los goles de Cristiano Ronaldo. En pretemporada, se ha visto a un equipo más coral en el que Bale tendrá por fin la oportunidad de demostrar lo que vale. Debe ser su gran año. También Asensio puede ganar protagonismo y continuar con su crecimiento. Lopetegui tendrá que hacer frente a las comparaciones con Zidane. Es su gran reto.

Para acabar con el duopolio se ha preparado el Atlético, con un gasto parecido al de Barcelona y Real Madrid, porque al equipo blanco hay que sumarle los 45 millones pagados por el prometedor Vinicius (ver gráfico). La contratación más cara de LaLiga es rojiblanca: Lemar, 70 millones. La presencia de Simeone es un aliciente para muchos futbolistas, que quieren trabajar con el técnico argentino. El Valencia de Marcelino, que impactó el curso pasado, sobre todo al comienzo (la temporada se le hizo larga), también puede dar guerra, aunque está por ver cómo lo compagina con la Champions. La plantilla base «che» es similar, pero en ataque se ha reforzado bien, con alguna incorporación más que puede llegar hasta que se cierre el mercado de fichajes.

Será una temporada especial para el Huesca, que debuta en la máxima categoría, mientras que el Villarreal, con un proyecto continuista, o el Sevilla, con Machín al mando, quieren dar un pasito más.

La novedad más importante será la del VAR. También el calendario asimétrico.

Últimas noticias