Fútbol

Así decidió España quién lanzaba los penaltis ante Marruecos

El equipo de Luis Enrique no fue capaz de marcar ni uno en una tanda desastrosa. Pablo Sarabia entró para lanzar uno y se encontró con el poste tanto en los últimos minutos de partido como en el penalti

Pablo Sarabia mandó al palo su penalti ante Marruecos
Pablo Sarabia mandó al palo su penalti ante Marruecos FOTO: Julio Cortez AP

Luis Enrique estaba como loco al comienzo de la segunda parte de la prórroga. «Madre mía, esto qué es», decía. «Luego añadirás un minuto», continuó. Fueron tres, pero era evidente que la intención de Marruecos era la de apurar todo el tiempo. Se temía lo peor el entrenador asturiano: que iban a llegar a los penaltis después de un encuentro en el que tuvieron el balón todo el rato, pero no pudieron desbordar casi nunca la defensa y el juego solidario de su rival. Cuando ya era inevitable que se iba a ir a la tanda, el seleccionador miró al banquillo y pensó en Pablo Sarabia, que hasta ahora no había tenido ni un minuto en el campeonato, para que lanzara uno. El futbolista del PSG entró en el césped para tirar un penalti, pero en la última ocasión del partido se coló a la espalda de la defensa y remató con poco espacio pero con mucha intención, para encontrarse con el poste. El árbitro le dio validez, la jugada parecía legal, era justa y se hubiera revisado. Sarabia lo lamentó apoyado en una de las vallas de publicidad.

Entonces le llegó la hora de hacer la labor para la que había salido, porque además entró por Nico Williams, que no había sido titular y cuya entrada en la segunda parte lo notó el equipo, porque él sí tuvo profundidad y desborde por la banda derecha. Y de palo a palo, porque Sarabia lanzó ajustado, pero demasiado ajustado, y se encontró de nuevo con la madera, para ver cómo el balón salía despedido. También Bono le había adivinado la dirección, en lo que era el principio de su gran noche. Para que no se sintiera sólo triste él, Carlos Soler, que había sido otro de los recambios, tampoco pudo con el portero y el capitán Busquets, igual, lo que convirtió la tanda de penaltis en nefasta. «Es responsabilidad mía, que fui el que escogí los tres primeros lanzadores, el resto lo hicieron los propios jugadores, les di libertad, y no hemos llegado ni al cuarto, mira qué ojo. Si volviera atrás, elegiría a los mismos, lo que haría es quitar a Bono de la portería», admitió Luis Enrique, que sí se echó en cara una cosa: “He sido injusto con los futbolistas que no han salido ni un minuto, y lo merecían. Especialmente con Pablo Sarabia. Lo he sacado para tirar un penalti y en los pocos minutos que ha tenido ha creado dos ocasiones. Le tenía que haber sacado más. He sido injusto con todos, y más con él”.

«No hemos marcado ninguno... Creo», afirmó Rodri en los micrófonos de TVE. Todavía estaba atolondrado después de lo sucedido, como el resto del equipo. «Esperábamos encontrarnos once tíos atrás, como cada rival, y así ha sucedido. El fútbol ha sido cruel, lo hemos dado todo y hemos merecido pasar, pero después en los penaltis es una lotería, depende del estado anímico, fíate», continuaba el mediocentro reconvertido en central. No había opinado lo mismo Luis Enrique el día anterior, que aseguró que las tandas de penalti no son suerte.