Fútbol

España y una maldición de doce años

La selección sigue sin ganar más de un partido por Mundial desde el título en Sudáfrica. Sólo ha ganado tres encuentros de once disputados

El penalti de Sarabia golpeó en el poste izquierdo de la portería de Bono
El penalti de Sarabia golpeó en el poste izquierdo de la portería de Bono FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El Mundial castiga a muchos de sus campeones sin piedad en el siglo XXI. La maldición de que el campeón no supere la primera fase de grupos en la siguiente edición ha afectado a todos salvo a Brasil en 2006 cuando alcanzó los cuartos de final después de haber ganado el título en Corea y Japón. Francia, campeón en 1998, se fue en la primera fase después de perder con Senegal en 2002. Un camino que repitieron Italia en 2010; España, en 2014 y Alemania, en 2018. En este Mundial Francia también ha logrado escapar de la maldición.

Con España el castigo se prolonga. La Roja sólo ha ganado tres partidos desde que fue campeona en Sudáfrica en 2010. En la siguiente edición, Brasil 2014, solo pudo vencer a Australia cuando ya estaba eliminada después de haber perdido en las dos primeras jornadas contra Países Bajos y contra el Chile de Sampaoli. No fue mucho mejor en la pasada edición, cuando solo pudo derrotar a Irán en la primera fase. Un gol, de Diego Costa, dio la victoria al equipo que entrenaba Fernando Hierro después de la destitución de Julen Lopetegui a dos días del comienzo del Mundial. Antes había empatado con Portugal a tres, con tres goles de Cristiano Ronaldo y después empató de nuevo con Marruecos. Isco y Aspas marcaron los dos goles españoles para el 2-2 final.

En Qatar, España no ha podido remontar esa estadística que le ha hecho ganar sólo un partido por campeonato desde que levantó el título en 2010. El comienzo fue ilusionante, con una goleada histórica ante Costa Rica, pero después llegaron el empate ante Alemania y la derrota ante Japón. Para rematar llegó el adiós al campeonato ante Marruecos en octavos.

La derrota ante la selección magrebí ha impedido que Luis Enrique supere el techo que tenía como jugador en las Copas del Mundo. Como futbolista se quedó en dos ocasiones en los cuartos de final, en Estados Unidos’94 y en Corea y Japón’02. Fueron dos eliminaciones traumáticas para el fútbol español. La primera llegó con la nariz rota por el codazo de Tassotti en la prórroga y la segunda por el polémico arbitraje del egipcio Al Ghandour que acabó con Corea del Sur en las semifinales de su torneo. Con Lucho, España tampoco fue capaz de escapar de la maldición que la acompaña desde que levantó el título en Johannesburgo ante Holanda.