Título con remontada y golpe sobre la mesa de Ale y Ari

Ariana Sánchez y  Alejandra Salazar
Ariana Sánchez y Alejandra Salazar

Alejandra Salazar y Ariana Sánchez, madrileña y catalana, experiencia y descaro, temple y juventud, un binomio que en Valladolid ha conseguido reinar en un partido excelso, un partido que supone para siempre el exorcismo de un mal pasado, el que sufrió hace justo dos años la primera de ellas, Ale, cuando se lesionó en pleno partido y tuvo que decir adiós a la temporada. Ahora ha tocado la gloria, Valladolid se lo debía.

Sus rivales, Marta Marrero y Martita Ortega nada tienen que reprocharse, pues han vuelto a cuajar otro torneo espectacular, otro torneo en el que han llegado a la final y en el que, aunque no han ganado y han visto cómo sus rivales se les acercan mucho en la carrera de títulos y por el número 1, han mostrado un juego excelente.

Además, empezaban ganando, pero con el paso de los minutos tras un primer set en el que la igualdad de cada pareja con el saque fue total, se fueron diluyendo. En este primer envite, la primera nota diferencial llegó en el quinto juego, cuando Ale y Ari se hicieron con un break que les disparó en el luminoso hasta el 5-2, momento en que sus oponentes decidieron decir basta y cerrar el grifo.

Volvieron a asentarse las ‘Martas’ hasta el empate y de ahí, dos juegos más, directas a la consecución del primer pasito hacia el título (5-7).

Tras más de una hora de batalla, ese tirón que iniciaron las chicas de Manu Martín fue el inicio de lo que justamente vendría ahora, pues arrasaron de inicio, en el medio y al final, logrando un 4-0 que fue demasiado amplio como para darle la vuelta a base de potencia, acierto y una estrategia perfecta que al final concedería únicamente un juego a Marrero y Ortega (6-1).

Llegaba el tercero y el guión se mantuvo igual que en el anterior. Las integrantes de la pareja nº2 estaban plantadas muy bien en el rectángulo azul vallisoletano, sin grietas en sus desplazamientos, colocando la bola siempre dentro y apretando constantemente, ganando por actitud y ganas. Así se llegó al 5-1 que prácticamente significaba el final del partido pero Martita y Marta tiraron de orgullo, no querían otro derechazo a la mandíbula de tal intensidad, y fueron capaces de regalar dos contrabreaks hasta poner un 5-4 que encendía las alarmas.

Desgraciadamente para ellas, todo quedó en remar para quedarse sin llegar a la orilla, pues con su saque, Alejandra y Ariana cerrarían definitivamente, en el décimo juego, el partido a su favor, cercando aún más la distancia en la pelea por el número 1, que vivirá otra batalla en Suecia tras el 5-7, 6-1 y 6-4 que nos dejaba Valladolid.