MENÚ
miércoles 21 noviembre 2018
16:39
Actualizado
  • 1

Keys elimina a Carla Suárez: La fuerza pudo con la maña

Los cuartos de final vuelven a ser el límite de la española en un «Grand Slam». Cedió ante la estadounidense por 6-4 y 6-3

  • Carla Suarez golpea una bola durante su partido ante Madison Keys
    Carla Suarez golpea una bola durante su partido ante Madison Keys
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

06 de septiembre de 2018. 05:12h

Comentada
Francisco Martínez Madrid. 6/9/2018

El dicho «más vale maña que fuerza» es correcto para muchos órdenes de la vida, pero en el tenis no es matemático. No funcionó en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos, en los que la estadounidense Madison Keys (178 centímetros) acabó con el sueño de Carla Suárez (162). Peleó la española, en uno de los mejores momentos de su carrera, pero no pudo romper su límite en un «Grand Slam». Llegaba por sexta vez a la antepenúltima ronda, y ahí se quedó al ceder por 6-4 y 6-3.

Fue un partido disputado, sobre todo en el primer set, y la diferencia estuvo donde siempre: Keys sacó muy bien, y a Carla se le volvió a atragantar ese golpe. Tuvo un bajo porcentaje de primeros, y así es complicado. También la derecha, que tuvo algo descontrolada, se le atascó por momentos. Pese a ello, se llegó a la zona caliente del primer parcial de forma equilibrada. La española incluso dispuso de una bola de «break» que no pudo aprovechar. Salvó las que tuvo en contra y mostró algunos de los reveses a una mano que tanto han asombrado a la central de Nueva York, que en esta jornada más que nunca fue poco respetuosa con las jugadores. El ruido era tremendo, la canaria se quejó varias veces al juez de silla, pero poco cambió. Con 4-5 para la estadounidense, Carla Suárez tenía un saque de máxima presión. Y lo notó, aunque salvó una primera pelota de set de forma espectacular, tras varios intercambios y una subida a la red de Keys que fue abortada por la española con habilidad. Sacó el puño para animarse. Pero rápidamente se encontró en la misma situación, y ya no pudo sobrevivir.

Notó Suárez anímicamente la pérdida de ese primer parcial. Algo menos intensa, si ella bajó un pelo su nivel, su rival lo subió. Golpeaba la americana la pelota con claridad y fuerza, servía de maravilla, y así se colocó en disposición de ganar el partido con 5-3. Pero aquí todo el mundo se pone nervioso. Con una doble falta desaprovechó la primera oportunidad de conquistar el partido. Eso es sentir la presión. Pero fue valiente para rescatar con un derechazo violento una pelota de «break» que tuvo después. Ya no concedió más oportunidades, y la finalista del año pasado ya está en semifinales en 2018, donde se las verá con la japonesa Osaka. Por el otro lado, la intratable mamá Serena Williams contra la letona Sevastova.

Carla Suárez se despidió después de hacer un buen torneo. Está un gran momento, aunque todavía le falta un punto para ir un paso más allá.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs