MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
00:28
Actualizado
  • 1

Luz verde al Mundial

La FIFA no ve injerencias del Gobierno en el fútbol español y la Selección estará el próximo mes de junio en Rusia. La secretaria del citado organismo, Fatma Samoura, se reunió ayer con el ministro Méndez de Vigo, Lete y Larrea.

  • Sergio Ramos e Isco, los dos fijos en la Selección de Lopetegui, podrán jugar el Mundial y celebrar los goles
    Sergio Ramos e Isco, los dos fijos en la Selección de Lopetegui, podrán jugar el Mundial y celebrar los goles

Tiempo de lectura 2 min.

06 de febrero de 2018. 01:59h

Comentada
6/2/2018

Nadie dudaba de que España iba a estar el próximo mes de junio en Rusia disputando el Mundial. Ni el expresidente de la Federación, Ángel María Villar que, en su única comparecencia pública, habló de la posibilidad de que la FIFA se entrometiera en los asuntos federativos. Creía que el máximo organismo que rige el fútbol mundial podría tomar medidas drásticas contra la Selección.

Para aclarar la situación, por si había algo que aclarar, se citaron ayer en Madrid las partes interesadas. El Gobierno, representado por el ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo, y José Ramón Lete, presidente del CSD, el presidente de la gestora de la Federación, Juan Luis Larrea, y la secretaria de la FIFA, Fatma Samoura. El presidente Gianni Infantino lo tenía tan claro que se evitó el viaja a Madrid, una ciudad en la que ha trabajado y vivido durante unos meses.

Y la conclusión global en la que estuvieron de acuerdo las parte implicadas es que es necesario que «la excepcional situación en la que se encuentra la Federación Española de Fútbol se solucione lo antes posible, y por los cauces legales establecidos». Lo quieren ellos, lo quieren todos los estamentos del fútbol y también los aficionados. Éstos, quizá, están más preocupados por los jugadores que Julen Lopetegui –renovará esta semana– va a llevar a Rusia que por las cuitas federativas y los tejemanejes de Ángel Villar o del propio Larrea, al que le cuesta desasirse de su sillón provisional. Parece que el próximo lunes en la junta federativa podrían ya convocarse las elecciones a la presidencia.

«Ambas delegaciones coinciden en la necesidad de que se solucione lo antes posible y por los cauces legales establecidos la excepcional situación en la que se encuentra la RFEF para salvaguardar el interés del fútbol español y el respeto a las normas, la transparencia y la buena gobernanza», señaló el ministerio en un comunicado.

En la reunión, siempre en un clima de la máxima cordialidad, se ensalzó la labor de la Federación, que está «garantizando la total normalidad en el fútbol español». Era lo lógico. Hablar de injerencias del Gobierno es un exceso. El CSD lo único que hizo fue tomar cartas en el asunto una vez que se destapó la «operación Soule». Todas las actuaciones se han efectuado con arreglo a la ley y al poder judicial.

Los Estatutos de la FIFA dictan que «cada miembro debe administrar sus asuntos de forma independiente y asegurarse de que no se produzca ninguna injerencia por parte de terceros en sus asuntos». No es el caso español, aunque Larrea escribiera una carta para contar la situación.

En algunos supuestos de injerencia el organismo internacional ha suspendido anteriormente a las federaciones de determinados países y este año, en vísperas del Mundial, una sanción podría afectar a la participación de la selección de la federación sancionada. No ha lugar. La Roja estará en la Copa del Mundo de Rusia.

Últimas noticias