Deportes

Las claves de la nueva Paula Badosa

Javier Martí, su técnico desde el año pasado, ha recuperado a la jugadora que fue campeona de Roland Garros junior en 2015. Ante la eslovena Zidansek buscará su primera semifinal de un Grand Slam

Paula Badosa golpea un revés a dos manos en los octavos de final en París
Paula Badosa golpea un revés a dos manos en los octavos de final en ParísAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El pasado otoño la vida de Paula Badosa cambió. Se puso en manos de Javier Martí, un ex tenista de la quinta de Nadal que creció en las pistas del Club de Tenis Chamartín y que ahora se ha metido a técnico después de que una grave lesión le apartara de la competición. La unión profesional derivó en sus primeros octavos de final de un Grand Slam. Fue en el otoño parisino de 2020. Este año Badosa ha dado, de momento, un paso al frente. Hoy, a partir de las 12:00 (Eurosport), busca las semifinales de Roland Garros ante la eslovena Tamara Zidansek.

Martí revela con qué se encontró cuando comenzó a trabajar con la campeona de Roland Garros junior en 2015. “Cuando me llamó no estaba bien mentalmente. Se movía entre la alegría cuando ganaba y el ‘no valgo para eso’ cuando perdía. No estaba disfrutando del proceso. Si dependes de los resultados es difícil de gestionar mentalmente”, asegura. Las expectativas devoraron a la tenista nacida en Nueva York y criada en Barcelona después de su etapa de formación. A los 14 años ya estaba en el circuito; a los 16 ganó el primer título en Casablanca; a los 17 llegó la depresión y con 23 su vida ha cambiado. La transformación llegó en el torneo en el que ahora está haciendo historia. “Aquello fue el efecto del entrenador nuevo, como en el fútbol. Había mucho margen de mejora en el plano físico. Teníamos que crear una estructura sólida, también cambiar cosas del saque y le costaba defender. Queremos que, aunque sea una tenista ofensiva, se defienda bien. También había que cambiar la alimentación”. Badosa empezó a ganar partidos, se metió en el top 40 y llega a cuartos con un balance de 17/2 en tierra batida. “Paula ha tenido que cambiar de rol, pasar de no ser favorita a afrontar muchos partidos como favorita. Pero en el tenis femenino una jugadora que está en el puesto 50 puede jugarte a nivel de top 10. Eso ha ayudado a Paula a gestionar este torneo, a que no le importe quién está al otro lado de la red”, comentó. “Los resultados están siendo buenos, no sé si me los esperaba tan buenos, pero sabía que con un buen proceso de entrenamiento podían llegar. La veo compitiendo de tú a tú contra cualquiera”, afirma.

Y aquí es donde aparece la eslovena de 23 años y número 85 del mundo. Había ganado tres partidos en sus ocho presencias en un Grand Slam y ahora está también ante una oportunidad única. Zidansek iba para snowboarder, pero acabó harta del frío. Probó con la raqueta y ya ha llegado ser top 50 y este año ha disputado la final de Bogotá. La tierra es la superficie favorita de esta estudiante de psicología.