Deportes

La polémica última bola en la final de Roland Garros que dio el título a Krejcikova: ¿Es buena o mala?

La checa se impuso por 6-1, 2-6 y 6-4 a la rusa Pavlyuchenkova para conquistar su primer título de Grand Slam

Barbora Krejcikova celebra la conquista de Roland Garros tras vencer en la final a Pavlyuchenkova
Barbora Krejcikova celebra la conquista de Roland Garros tras vencer en la final a Pavlyuchenkova FOTO: YOAN VALAT EFE

La checa Barbora Krejcikova hizo historia con la conquista de Roland Garros, tras superar a la rusa Pavlyuchenkova por 6-1, 2-6 y 6-4. Tiene 25 años y era el segundo título de su carrera, después de haber ganado recientemente el International WTA 250 de Estrasburgo. El cuadro femenino ha estado repleto de sorpresas, con la eliminación de las “top 10″ jornada tras jornada. Y la final tuvo un último punto extraño. Krejcikova tuvo dos pelotas de partido al resto con 5-3 en el tercer set. Sobrevivió su rival y la obligó a tener que sacar para conquistar el torneo. De nuevo se generó dos bolas definitivas. En la primera tiró la pelota fuera, en la segunda fue Pavlyuchenkova quien falló... O no. El juez de línea la cantó fuera, Krejcikova estaba sorprendida, miró el bote, marcó una bola y levantó los brazos, pero la celebración fue tímida. La rusa no protestó, el juez de silla no bajó a revisarlo y así terminó el encuentro. Las imágenes dejan muchas dudas. Es más, la bola parece más buena que mala. El debate de la semana se amplió con una acción tan decisiva, ¿debe haber Ojo de Halcón en Roland Garros? No se sabe lo que hubiera pasado, porque el punto seguía, pero Pavlyuchenkova se podía poner 40-40.