Vinicius, la bala anti Messi de Solari

El brasileño es el mejor jugador del Madrid para ganar el Clásico contra el Barcelona

El delantero brasileño del Real Madrid Vinicius jr.

Cuando Camacho entrenaba a la Selección, en los entrenamientos pedía que se la pasasen a Valerón: «Dádsela al bueno», decía el ex entrenador. Porque los jugadores siempre buscan al compañero que les puede dar soluciones, el que encuentra salidas en las situaciones más complicadas. En muchas ocasiones, en el Real Madrid buscaban a Marcelo, pero ahora el lateral no está para casi nada. Y como Modric tampoco se está mostrando regular, a quien se busca es a Vinicius, que abre el campo, profundiza y siempre reta a su defensor. En Liga, con 1,86 regates de media, es el jugador blanco que más veces intenta marcharse de su contrario. Por eso en la ida Valverde puso a Semedo para taparle y por eso lo va a volver a poner esta noche en el Bernabéu. «Es un jugador desequilibrante y está haciendo una gran temporada, tiene desparpajo y velocidad. Pero no me condiciona la alineación», explicaba ayer Valverde, «porque si no juega él lo hacen Asensio, Bale... El Madrid tiene grandes jugadores». Sin embargo, sabe el entrenador que tiene que protegerse bien por esa zona, porque es por ahí por donde más daño intenta hacer el rival. Sucedió en el encuentro de ida, cuando durante la primera mitad, Carvajal y Lucas casi no entraron en juego. Ambos ofrecen mucho trabajo y, si están entonados, resultan decisivos y consiguen equilibrar el campo, hacerlo más ancho y que se ataque por ambas bandas. Pero al primero que buscan los centrocampistas de Solari cuando tienen un problema, es a Vini. «Sus compañeros le han ayudado mucho. Que gente veterana te dedique tu tiempo para aconsejarte es un respeto que se ha ganado con su talento. Llega, demuestra su clase y humildad y el resto se acerca para ayudarle», explicaba Solari. En los vestuarios se tienen muy presentes las jerarquías y a veces se mira con desconfianza o se llega a hacer el vacío a los futbolistas jóvenes que consiguen quitar el puesto a los más consagrados. Es uno de los factores que tienen que manejar los entrenadores y puede que fuese una de las causas por las que Julen Lopetegui apenas dio paso a Vinicius cuando todo el club pensaba que era lo que el equipo necesitaba. El técnico vasco prefirió confiar en los jugadores que más tiempo llevaban, sin importarle el estado de forma o el anímico. Pensó que Vinicius necesitaba tiempo, sin darse cuenta de que justo eso era lo que él no tenía. Solari ha sido mucho más pragmático: si Vinicius funciona, lo mejor era mantenerlo en el campo. Y ahora, se puede dudar entre Lucas o Bale, pero es imposible pensar en la alineación del Real Madrid sin el brasileño en el campo desde el principio.