Economía

Hacienda permite a los ayuntamientos gastar más para no pagar los 750 millones pendientes de IVA

Otorga más margen a las entidades locales para compensar este impago con un extra FLA y una décima más de gasto. Marca un objetivo de equilibrio presupuestario hasta el final de la legislatura

El Gobierno repite con las entidades locales la misma fórmula que ya propuso el pasado viernes a las comunidades autónomas para alcanzar la senda de estabilidad presupuestaria en el periodo 2020-2023, pero con matices. De este modo, Hacienda compensará a los ayuntamientos por la liquidación pendiente del IVA de 2017 ampliando la regla gasto una décima para que tengan mayor liquidez, pero les exigirá cumplir con un déficit cero. El pasado viernes decidió relajar los objetivos de déficit para las comunidades autónomas: dos décimas este año, una el que viene y equilibrio presupuestario desde 2022. Con esta senda, que debe ser ratificada hoy, daba más flexibilidad para el cumplimiento de los objetivos previstos inicialmente por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Además, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tuvo que ofrecer una compensación por las cantidades pendientes de la recaudacion del IVA.


Ayer, el Gobierno decidió seguir un camino parejo en la Comisión Nacional de la Administración Local (CNAL), de la que forman parte los ministerios de Hacienda y el de Política Territorial y Función Pública y las corporaciones locales, pero exigiendo el equilibro presupuestario durante toda la legislatura –aunque se les autoriza a tener una deuda del 1,9% del PIB–. Además, al igual que lo ofrecido a las comunidades, no se les tendrá en cuenta para el cumplimiento de la regla de gasto los más de 750 millones que dejarán de percibir por la liquidación del IVA pendiente. Para ello, el techo se elevará una décima, hasta el 2,9%, para dotar a las corporaciones de mayor liquidez –en torno a los 1.000 millones de euros–. Con ello, Hacienda daría por compensado el pago del IVA que ha desechado abonar. En previsión de que los ayuntamientos presentaran la misma oposición que las comunidades, la ministra Montero ofreció un extra FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) para dar mayor margen a sus finanzas.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) aceptó en primera instancia la propuesta, pero pidió otras medidas complementarias, entre ellas la creación de una cuenta en el Banco de España para los depósitos de las entidades locales pero sin intereses, de manera que eviten ese coste –los bancos han empezado a cobrar intereses a los casi 26.000 millones de superávit de los consistorios–, que se les permita usar esos fondos para invertir en activos financieros con remuneración y que se apruebe la reforma de la financiación local a la par que la autonómica.