Un laboratorio de ideas para acelerar la innovación

GFi inauguró el pasado noviembre su Fablab en Madrid para recoger las necesidades del mercado y ofrecer soluciones disruptivas

Imagen del Fablab de Madrid de GfiJawernaught@gmail.com

Desde el piso 30 de la Torre Espacio de Madrid una decena de ingenieros con una formación multidisciplinar dan rienda suelta a su imaginación en busca de soluciones tecnológicas innovadoras. Se trata del equipo del Fablab de Gfi en España, un centro de innovación digital que funciona como un verdadero laboratorio en el que no hay probetas, pero sí muchas ideas, que se plasman en los prototipos que hay repartidos por la oficina. La atmósfera relajada, luminosa, con unas vistas inmejorables de la ciudad, favorece la inspiración y la creatividad. Aquí, no importa el error. Es un banco de pruebas, en el que la idea se pone del derecho y del revés, para, a continuación, llegar a una solución con una aplicación práctica. Hace tres años que Gfi, el grupo especializado en consultoría «outsourcing» e integración de Tecnologías de la Información, apostó firmemente por I+D+i, por lo que decidió poner en marcha estos espacios que fomentan la creación y desarrollo de ideas innovadoras cercanas al negocio. «El objetivo fundamental del Fablab es recoger las necesidades del mercado para ofrecer soluciones disruptivas», explica Jesús Otero, responsable del centro que funciona desde el pasado noviembre.

Pero el de Madrid no es el único espacio de este tipo. La compañía tiene repartidos por toda Europa otros cinco laboratorios (París, Lisboa, Nantes, Lyon y Gante) y, próximamente, prevé también aterrizar en Varsovia y Casablanca. En los mismos, se gestan soluciones que, en un futuro, una vez aplicadas, se transformarán en productos punteros que harán la vida mucho más fácil en distintos procesos y que pasan fundamentalmente por la aplicación de la inteligencia artificial o el «blockchain». Por ejemplo, de los Fablab surgió el proyecto de IoT de «Pulsa y Voy» que funciona con éxito en los centros Carrefour, que permite reducir sensiblemente los tiempos de espera de los clientes cuando necesitan ayuda de un empleado.

Pero los centros de innovación no son compartimentos estanco, sino que colaboran entre sí, y también con el personal de investigación de las principales universidades europeas, sin olvidar al cliente. Sus necesidades son la primera piedra en la que se apoyan para construir todo el proyecto.

Proyectos

Actualmente, trabajan en más de una veintena de iniciativas, como las que tienen que ver con agentes inteligentes, que utilizan las capacidades de procesamientos de lenguaje natural de la IA para crear «bots» que ofrecen una interfaz amigable para que los usuarios puedan interactuar con los sistemas y sus datos. También aplican «chats» de texto para obtener respuestas a preguntas frecuentes, o emplear asistentes de voz como Alexa para solicitar una cita médica. Asimismo, incluyen agentes inteligentes en centros de atención telefónicos para hacer más ágil el trato con los clientes. Para facilitar la creación y el uso de agentes, ha creado el producto «Bot Foundry», que incluye capacidades de modelado de la conversación, seguimiento, control y «feedback».

La visión artificial es otro de los campos en los que el Fablab está aportando sus ideas. Desde el análisis de escáneres médicos hasta el uso de cámaras como sensor multiusos en proyectos de IoT, el procesamiento de imágenes y vídeos en tiempo real permite que los sistemas interactúen con el mundo real de manera inteligente. La visión artificial permite crear innumerables soluciones en distinto sectores, como asegurar la calidad en los procesos industriales mediante la inspección visual en cadenas de producción, gestionar el tráfico automáticamente, detectar obstáculos en las proximidades de un barco, analizar los flujos de clientes en un centro comercial o avisar a emergencias ante la caída de una persona en su hogar o en la calle.

En este sentido, ya se está aplicando con éxito el reconocimiento facial para gestionar exámenes online. «La digitalización permite sustituir tareas humanas, evitando errores y mejorando la calidad del trabajo», destaca Santos Vicente, «chief Digital Officer» de Gfi.

También ofrece soluciones para la creación de productos de realidad virtual y aumentada , utilizando gráficos tridimensionales para la representación de espacios virtuales. Como línea de investigación, Gfi impulsa la creación del consorcio UMI3D, un proyecto de código abierto mediante el cual se define un formato estándar de representación de objetos y mundos virtuales en cualquier dispositivo, desde móviles hasta gafas VR.

Contratos

La tecnología «blockchain» permite crear aplicaciones seguras en las que la autenticidad de la información sea clave, como en cadenas de distribución y votaciones digitales. Otras líneas de trabajo se centran en agilizar trámites mediante la garantía de la confianza de los intervinientes, pudiendo así reducir los tiempos de firma de contratos y contratación de servicios sin intervención humana.

Por otro lado, la parte de AIOps engloba una serie de técnicas de mantenimiento predictivo enfocadas a las mejoras de la operación de sistemas IT. Aplicando «machine learning» y otras técnicas de IA en la monitorización de sistemas permite anticipar la detección de incidencias, reducir los tiempos sin servicio y optimizar el dimensionamiento de los equipo de soporte, llegando a proporcionar soluciones automáticas basadas en el conocimiento histórico del mantenimiento y de la operación.

«Somos una extensión de las áreas de innovación de nuestros clientes. Solucionamos los problemas que nos plantean de una forma creativa y eficiente», concluye Vicente.

Robots psicólogos
La robótica social es otra de sus área de negocio. Gfi desarrolla aplicaciones sobre robots Pepper, que pueden funcionar como recepcionistas de hotel, pero también en otros ámbitos, como el apoyo psicológico. De hecho, la Policía francesa ya utiliza los robots para hablar con niños que han pasado por situaciones traumáticas . El psicólogo se comunica con el pequeño a través de ellos creando un entorno de confianza.