Los supermercados online, colapsados

Avisan a los compradores que sus pedidos pueden sufrir demoras, que solo se les prestará este servicio a colectivos sensibles o, incluso, que el reparto a domicilio ya no está disponible

El estado de alarma decretado por el Gobierno ha inducido a un aumento del consumo por parte de la ciudadaníaJuan Carlos CárdenasEFE

Los supermercados no dan abasto y sus servicios de compra online siguen el mismo camino. El nerviosismo por el estado de alerta ha llevado a los ciudadanos a comprar compulsivamente, haciendo que las estanterías vacías ya formen parte del estado habitual de los supermercados españoles. Al no poder encontrar ciertos suministros básicos, los clientes han acudido a los servicios de compra online, que también han llegado al punto de colapso. Las webs de varios supermercados avisan a los compradores que sus pedidos pueden sufrir demoras, que solo se les prestará este servicio a colectivos sensibles o, incluso, que el reparto a domicilio ya no está disponible. Con estos proveedores de suministros básicos saturados, muchos españoles han recurrido a plataformas como Amazon para realizar su compra semanal. Sin embargo, en algunos casos ni siquiera han podido finalizar el encargo, ya que los productos se quedaban fuera de ‘stock’ antes de pagarlos.

Mercadona -cadena líder con una cuota de mercado superior al 25 %- ya decidió suspender en Madrid los pedidos por internet que recibía en su web debido a la dificultad para gestionar tanta carga de trabajo. “No es posible comprometernos a realizar nuevas entregas”, afirman fuentes de la empresa a LA RAZÓN. No obstante, “las colmenas, almacenes online que tenemos en Valencia y Barcelona, dan servicio, solo que los tramos se llenan más pronto de los habitual”, añaden. De momento, no pueden asegurar cuando se restablecerá el reparto a domicilio en la capital. En el caso de Carrefour, al intentar realizar una compra online aparece el siguiente mensaje: “Por alta demanda, estamos dedicando nuestro canal de venta online a los que más lo necesitan”. En este colectivo se engloban personas mayores, personas con movilidad reducida y discapacitados, personas en cuarentena y mujeres embarazadas. Si el cliente no recoge estas características, la cadena de supermercados recomienda realizar las compras en los más de 1.000 establecimientos físicos. Las demoras en las entregas han llegado a Alcampo y Dia. Ambas compañías alertan en sus webs que el servicio de entrega en casa puede verse afectado por el aumento de los pedidos.

Mensaje al intentar hacer una compra online

Recurrir a plataformas de comercio electrónico también puede entrañar complicaciones. Según la experiencia de un cliente de Amazon, el viernes no “se podía hacer ningún pedido”. La plataforma emplazó a sus compradores a volver a visitar la web a medianoche, cuando el servicio estaría disponible de nuevo. “Volví a entrar a las 00:00 horas y daba muchos problemas. Hacía un pedido incluyendo papel higiénico y, cuando llegaba el momento de pagar, el producto estaba fuera de ‘stock’”. Este inconveniente se repitió en varias ocasiones y otros compradores consultados también se vieron afectados. Finalmente, en la mañana del sábado, Amazon comunicó a este cliente “que había un problema en la preparación del pedido” y que, como iba a tardar mucho en solucionarse, le “cancelaban la compra directamente”, aunque la compañía le recalcó en varios ocasiones que solo se trataba de un caso puntual.

Página web de la cadena de supermercados Alcampo

Los supermercado gestionados por El Corte Inglés parecen mantener la normalidad. Ayer abrieron sus puertas 300 tiendas de alimentación en toda España, entre Supercor, Hipercor y supermercados ubicados en sus centros comerciales. “Los pedidos online se han multiplicado por cuatro”, afirman fuentes de la compañía. Para hacer frente al aumento de demanda, “se ha reforzado, además, el servicio Click&Car, que permite hacer el pedido desde casa e ir a recogerlo en coche, teniendo la compra lista sin bajarse del vehículo”. En el caso de que no pueda acudir físicamente y quiera usar este método de compra, en Click&Car existe la opción de que otra persona lo recoja por usted. El Corte Inglés también ha habilitado teléfonos de contacto para que las personas de avanzada edad que no manejen las compras online usen este servicio de manera más sencilla. “No tenemos limitaciones de productos, ni problemas de entrega. Hay ‘stock’ y están todas las tiendas abastecidas’, recalcan desde la compañía.

Capacidad limitada

La mayoría de estudios calculan que las ventas en línea suponen entre el 1 y el 2 % del total de ingresos de los supermercados. Uno de los motivos que explican por qué en España no ha ganado más peso en la compra de alimentación, al contrario que en otros países, es la composición de la cesta, con un peso de los frescos muy superior. Al consumidor nacional, según los informes que analizan sus hábitos de consumo, le gusta ver “in situ” los productos frescos antes de comprarlos, beneficiado además por el alto número de tiendas físicas, informa Efe. “Hemos visto un repunte tremendo de los pedidos online a los supermercados por la crisis del coronavirus, en la última semana de febrero ya crecían un 60 %”, señala el especialista de la consultora Nielsen Ignacio Biedma. No obstante, admite que las empresas del sector cuentan con una capacidad de reparto “limitada” para atender un aumento de pedidos tan repentino, lo que también se traduce en un riesgo de provocar insatisfacción entre los consumidores.