Cada familia española ha perdido 1.258 euros de media por el coronavirus

Los hogares españoles se dejan por el camino más de 23.000 millones en inversiones, viajes o ingresos profesionales

El 74% de los hogares españoles ha sufrido pérdidas económicas debido al coronavirus, con una media de 1.715 euros por hogar -sin incluir las relacionadas con inversiones-, una cifra que bajaría hasta los 1.258 euros si se incluyera el total de hogares españoles-, mientras que el 10% tiene serias dificultades para llegar a fin de mes y el 40% de los trabajadores por cuenta ajena cree probable o muy probable la pérdida de su empleo en los próximos meses. Estas son algunas de las conclusiones de la última encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que revela además que el 36% de las personas que estaba trabajando antes de la crisis no lo está haciendo en la actualidad debido a situaciones de inactividad, como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), o directamente tras haber sido despedidos.

La pérdida económica global en los hogares españoles superaría los 23.000 millones de euros -cantidad que sale de multiplicar esta cifra por el número de hogares españoles, 18.625.700-, y en esta cantidad se incluirían las pérdidas ocasionadas por la reducción de ingresos profesionales -que afectarían al 48% de los hogares, con una pérdida media por hogar de 1.573 euros-; las inversiones, ya sean en acciones, inversiones, fondos, carteras, etc. -el 21 %-; y, finalmente, la pérdida de dinero por la cancelación de viajes o vacaciones -un 37%, con una media de 491 euros por familia-.

Según este estudio, el estado de alarma provocado por la crisis sanitaria ha disparado el número de hogares que no pueden hacer frente al pago general de sus gastos. Entre los principales, la OCU destaca que el 10% de los hogares encuestados tiene “serias dificultades” para llegar a final de mes; un 8 % encuentra “difícil o imposible” hacer frente al pago de la hipoteca; un 12% ve “serias dificultades” para pagar otro tipo de préstamos; y también un 12% ve “muy difícil o imposible” enfrentarse a los gastos relacionados con la salud -consultas médicas o medicamentos-. La solución a la que han recurrido ha sido el aplazamiento de los pagos, al no solo han recurrido quienes cumplen los requisitos establecidos por el Gobierno -solo un 7%-: un 13% para pagar las facturas de energía; un 11% para la cuota de alquiler; un 8% la suspensión o aplazamiento de cuotas de créditos de consumo; un 7% el pago de la hipoteca, mientras que el número de hogares con serias dificultades para pagar otro tipo de préstamos llega al 12%. Además, un 7 % de particulares y un 7 % de pymes y autónomos han solicitado posponer el pago de impuestos.

La encuesta revela además que el 21% de los hogares españoles ha solicitado alguna ayuda o prestación económica -no relacionada directamente con la prestación por ERTE-; un 36% ha tenido que recurrir a los ahorros para hacer frente a los gastos básicos del hogar y un 30% estima que tendrá que disponer de ellos “en algún momento”;

En el ámbito laboral, teniendo en cuenta a quienes estaban trabajando antes de la crisis del coronavirus, solo el 33% continúa trabajando sin haber visto reducidos sus ingresos. El resto de los encuestados ha perdido parte de su salario o ingresos (31%), está temporalmente inactivo (26%) o ha perdido su empleo (10%). El 40% de los trabajadores por cuenta ajena cree probable o muy probable la pérdida de su empleo en los próximos meses como consecuencia de la crisis sanitaria. Asimismo, un 58% de los trabajadores por cuenta ajena cree que se reducirá su salario sin reducción de su horario y el 59% cree que perderá beneficios sociales. Con vistas al futuro, el 68% de los encuestados cree que se verán reducidas sus oportunidades de cambio o mejora laboral. Por ello, el estudio concluye que se avecina “un panorama difícil, similar al de otros países de nuestro entorno, en el que será necesario el esfuerzo de todos para salir adelante”.