Aena retrasa las ampliaciones de los aeropuertos de Barajas y El Prat más allá de 2022

Ábalos anuncia que Aena mantiene sus planes de remodelar sus dos grandes instalaciones pero más tarde de lo previsto por el coronavirus

Aena mantiene sus planes de remodelar los dos grandes aeropuertos de su red, Barajas y El Prat. Lo que no mantiene, sin embargo, es el calendario previsto. En principio, estaba programado que los proyectos se lanzasen 2022. Sin embargo, el coronarivus va a retrasar las fechas. Según ha explicado en el Senado el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, las inversiones en ambos aeropuertos se retrasarán “más allá” de la fecha de inicio prevista para 2022.

Ábalos ha explicado que el gestor aeroportuario público ya ha “reactivado” las inversiones de la primera parte de su plan estratégico, entre 2020 y 2022, “si bien en algún caso las previstas para este año se retrasarán al siguiente”. Además, ha añadido que Aena “sigue considerando necesarias” las grandes inversiones de ampliación de aeropuertos incluidas en la segunda parte de su plan. “No obstante, el plazo para la iniciación de su puesta en marcha se dilatará más allá de 2022”, apuntó el titular de Transportes.

El coronavirus ha provocado un desplome del tráfico aéreo no visto nunca antes en la historia. Según algunas previsiones, el derrumbe es tan profundo que no recuperará los niveles de 2019 hasta 2022 o 2023, según ha explicado Ábalos. Otros cálculos, sin embargo, son más pesimistas. Los datos que maneja el gestor de navegación aérea, Enaire, apuntan a que, en el caso de España, podría no recuperarse al menos hasta 2025. Sin embargo, y a pesar de este futuro tan poco alentador, Aena sigue considerando necesario acometer estas inversiones, según ha explicado el ministro de Transportes.

Según el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) del periodo 2022-2026, en ese periodo de cinco años, Aena debe invertir alrededor de 5.000 millones de euros, de los que unos 3.000 millones se destinarán a proyectos en los aeropuertos de Madrid y Barcelona.