La descarbonización de Canarias y Baleares reduciría el coste de generación energético hasta un 55%

Acelerar a 2040 este proceso crearía 90.000 empleos, según un informe de Deloitte y Endesa

José Bogas, consejero delegado de Endesa
José Bogas, consejero delegado de EndesaENDESALa Razón

La transición energética parece haberse convertido en la gran palanca de la recuperación económica a tenor del impulso que tanto el Gobierno como las grandes eléctricas pretenden dar a la misma. En este contexto, son los territorios insulares los que por sus particularidades podrían avanzar en este reto, adelantándose diez años a la descarbonización completa establecidos por la UE y España para 2050. Así se refleja en un informe al que ha tenido acceso este diario realizado por la consultora Deloitte. El documento «Los Territorios No Peninsulares 100% descarbonizados en 2040: la vanguardia de la transición energética en España», que cuenta con la colaboración de Endesa, establece que con una inversión adicional de entre 18.000 y 22.000 millones de euros en las Islas Canarias en los próximos 20 años, lo que supone una media de 10.000 euros por habitante durante el periodo; y de entre 10.000 y 12.000 millones de euros en las Islas Baleares, lo que supone una media de 9.000 euros por habitante, se descarbonizaría completamente el modelo energético, y entre un 80% y un 85% de las actuaciones supondrían un ahorro de costes frente a las soluciones actuales. Además, se borraría de un plumazo la dependencia energética de entre el 90-95% en las islas, que pasaría en Canarias a un 0-10% y entre 30-40% en Baleares, lo que generaría un ahorro de 35.000 millones en importaciones energéticas.

El estudio remarca que la descarbonización supondría también un abaratamiento del recibo, ya que el coste medio de generación de electricidad disminuiría en un 30-40% en 2030 y un 40-60% en 2040, respecto al coste actual. «Acelerar la descarbonización en los territorios no peninsulares, fundamentalmente en Canarias y Baleares, permitiría reducir hasta un 72% el gasto energético y generaría de aquí a 2040 unos 4.500 empleos anuales, hasta un total de 90.000 empleos. El sistema descarbonizado reducirá el coste de generación actual un 40% en Canarias y un 55% en Baleares», dice el consejero delegado de Endesa, José Bogas. «En Endesa creemos que este proceso es una oportunidad para España», añade.

Consumo

Deloitte estima que el consumo de energía final se reduciría en un 35% debido a la electrificación de la demanda y a las medidas de eficiencia energética. El incremento de eficiencia energética y la reducción del coste de la electricidad repercutirá en el gasto energético de las familias, que disminuirá un 30-40% en 2030 con respecto a la actualidad y un 60-72% en 2040, según las proyecciones.

En términos de empleo, el desarrollo de renovables podría generar hasta 60.000 empleos técnicos en Canarias y 30.000 en Baleares (directos e indirectos), un dato más que relevante con la sangría laboral que están sufriendo las islas, más vulnerables que otras regiones de España a la crisis turística. Estos territorios se pueden convertir en banco de pruebas para el desarrollo de nuevas tecnologías de almacenamiento de energía o el hidrógeno.

Vehículos

Para alcanzar un sistema energético completamente descarbonizado, el estudio analiza las particularidades de los territorios no peninsulares y propone un conjunto de actuaciones en tres ámbitos: transporte, hogares, servicios y generación eléctrica.

El sector transporte es responsable del 40-50% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero en los territorios no peninsulares. El transporte particular de pasajeros por carretera alcanza el 80-85% del consumo de energía final, por lo que su descarbonización es más prioritaria que en la Península. El estudio propone un conjunto de medidas para su descarbonización, entre las que se incluye la electrificación de la flota antes de 2040. En Canarias, el coste de un vehículo eléctrico (adquisición, combustible, mantenimiento, etc.) es un 25-30% inferior a la opción convencional y, en Baleares, un 10% inferior. Además, la autonomía actual es suficiente para estos territorios, pero es imprescindible desplegar la infraestructura de recarga.

Respecto al sector residencial, es responsable solo del 1-3% de las emisiones directas de estos gases en estos territorios. La descarbonización de este sector pasa por el despliegue de la bomba de calor para calefacción y agua caliente sanitaria. El autoconsumo, según el documento, presenta mayores ventajas para el sistema en los territorios no peninsulares que en la Península, por lo que debería impulsarse más su penetración.

Las Islas Canarias, un sistema solar
Actualmente, la generación eléctrica supone el 39% de las emisiones en Canarias. Un sistema eléctrico descarbonizado en 2040 requeriría 10-11 GW de generación renovable, 20-25 GWh de capacidad de almacenamiento y respaldo estacional para «mover» excedentes de producción a momentos del año en los que hagan falta. El desarrollo renovable debería basarse principalmente en la generación solar, al encajar mejor que la eólica con el almacenamiento, por su mayor estabilidad y predictibilidad. Por ello, el estudio propone un mix renovable -25% eólico, 75% solar- que requiere menos almacenamiento para garantizar la seguridad de suministro y, por tanto, requiere menor inversión. Para minimizar la ocupación del suelo, se propone instalar menos capacidad renovable de lo que sería económicamente óptimo; impulsar el aprovechamiento del autoconsumo y explorar la opción de tecnologías de generación offshore.