El turismo pierde más de 300.000 empleos en pleno verano

Concentra la mitad del empleo evaporado en julio. La hostelería se lleva la peor parte, con 233.765 trabajadores menos que hace un año. Cataluña y Baleares sufren los mayores desplomes

Varias personas disfrutan en la playa de la Malagueta (Málaga) a pesar del banco de taró, la niebla que entra desde el mar
Varias personas disfrutan en la playa de la Malagueta (Málaga) a pesar del banco de taró, la niebla que entra desde el marJorge ZapataEFE

La gallina de los huevos de oro está exhausta. El verano avanza y a punto de salir ya de los meses más fuertes para el turismo, el sector contempla con desesperación cómo se evaporan sus posibilidades de recuperar con la desescalada lo perdido durante el confinamiento. La apertura de fronteras y la libertad de movimientos han reactivado ligeramente una industria que durante la primavera sufrió una parálisis total, pero sin el vigor que las empresas precisan para salvar la temporada. Los rebrotes, las cuarentenas y la precaria situación económica que ha provocado el coronavirus en millones de familias están dejando las cifras de visitantes (tanto nacionales como internacionales) en niveles muy alejados de lo habitual en España, el segundo país con más visitantes extranjeros después de Francia el año pasado.

2,3 millones de empleos

Con los negocios funcionando a medio gas, la consecuencia más inmediata es un impacto directo sobre el empleo. En este sentido, en el mes de julio los afiliados en alta laboral vinculados a actividades turísticas bajaron un 11,6% respecto al mismo mes del año anterior, alcanzando un total de 2.314.971 afiliados a la Seguridad Social. Esto supone 302.889 trabajadores menos en plena temporada turística, según los datos incluidos en el Informe sobre Empleo en Turismo elaborado por Turespaña, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. De esta forma, el coronavirus ha roto la tendencia alcista del empleo en julio que venía registrándose desde 2013, volviéndose a niveles similares a los alcanzados en 2015 y 2016. Prueba del peso que tiene el sector en la economía española es el hecho de que los afiliados en actividades turísticas supusieron en el mes de julio el 12,4% del total de afiliados en la economía nacional.

Pérdidas del sector turismo FOTO: Teresa Gallardo

Además, es especialmente preocupante para las empresas y empleados vinculados al turismo la especial virulencia que está teniendo el virus sobre el sector, muy superior al impacto en otras áreas laborales. Aunque es el responsable del 12% de todos los empleos en España, casi la mitad de la bajada de afiliados de julio en todo el país se concentra en el sector. En el conjunto de la economía española se redujeron en 616.496 personas, de los que los citados 302.889 estaban vinculados al turismo.

La disminución de los afiliados en julio respecto al año anterior se registró en todas las ramas turísticas, pero especialmente en la hostelería, donde se hundió en 233.765 afiliados: 142.180 trabajadores menos en los servicios de comidas y bebidas y 91.585 menos en los servicios de alojamiento. Las otras actividades turísticas disminuyeron en 59.849 afiliados y en las agencias de viajes hubo una caída de 9.275 trabajadores.

Por regiones y en cifras absolutas, los mayores descensos se dieron en Cataluña (-51.217 empleos), Baleares (-45.553) y Andalucía (-41.395). Les siguen Comunidad Valenciana (-25.737), Madrid (-19.511) y Canarias (-15.661). «Estas seis comunidades conjuntamente suponen el 81,9% del descenso interanual absoluto», explica el informe. Por su parte, en términos relativos, destacan los descensos interanuales de Baleares (27,2%) y Cataluña (16,1%).

Aunque la hostelería (+94.944) y otras actividades turísticas (+5.641) se han recuperado ligeramente en julio respecto a junio, las agencias de viaje ni siquiera han conseguido aumentar ahí su número de trabajadores y han perdido 486 afiliados en el último mes. Esto ha llevado a su patronal Fetave a calificar la situación de «desesperada», pero «no irreversible» y a pedir un «imprescindible» rescate ordenado del sector turístico. Además, explicó que los ERTE de fuerza mayor por causa del coronavirus «ya no son útiles como paliativos», porque «con cero ingresos», es inviable para pymes y autónomos mantenerlos activos.

Sólo 3.800 turistas en Japón en julio

Prueba de que el virus se ha llevado por delante el turismo en casi todo el mundo son las cifras de visitantes llegados a Japón este verano. El país asiático recibió apenas 3.800 turistas extranjeros en julio, una caída del 99,9% interanual debida a las restricciones migratorias que pesan sobre 146 territorios. Con todo, la cifra es superior a los 2.600 de junio, los 1.663 de mayo y los 2.917 de abril, un aumento favorecido por el acuerdo con Vietnam para la flexibilización mutua de restricciones.