El colapso de la Seguridad Social: más de un mes para tramitar una pensión de jubilación

Los retrasos en las solicitudes del Ingreso Mínimo Vital o las pensiones han forzado una reunión de urgencia con los sindicatos

El retraso en la tramitación de las 900.000 solicitudes del Ingreso Mínimo Vital, con entre medio millón y 700.000 prestaciones aún por resolver, de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), de los que quedaban por aprobar desde el estado de alarma unos 150.000 en julio, según la última encuesta realizada por el Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, o la demora en la tramitación de algunas pensiones como las de viudedad, orfandad, maternidad e incluso jubilación por la falta de personal ha forzado a una reunión de urgencia entre la Seguridad Social con los sindicatos para desbloquear el colapso.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, y los principales sindicatos de la función pública, CC OO, UGT y CSIF, se reunirán en los próximos días para abordar la situación de “colapso” en la gestión de las prestaciones, según ha anunciado CSIF en un comunicado. Para CSIF, los cambios anunciados por el Gobierno para agilizar la gestión del Ingreso Mínimo Vital (IMV) “llegan tarde y caerán en saco roto si no hay un refuerzo urgente del personal de la Seguridad Social”.

El sindicato que lidera Miguel Borra teme que el colapso actual se extienda también a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), que a partir de ahora también se encargará de reclamar los pagos indebidos de esta prestación “con la dificultad que ello conlleva”.

CSIF ha insistido en que la capacidad de gestión del sistema de Seguridad Social sigue “desbordada” por la demanda de la ciudadanía tras la incorporación de nuevas responsabilidades, como la tramitación del IMV.

“Se trata de un problema estructural, ya que las plantillas se han reducido un 21% desde 2010 por las políticas de recorte, hasta situarse en 23.900 personas, y urge un refuerzo de personal de más de 6.000 trabajadores”, ha dejado claro.

El sindicato ha explicado que el volumen de trabajo es tan grande que el sistema “sigue saturado y las plantillas no dan abasto”, sobre todo, según explica, si se tiene en cuenta que se tarda 50 minutos en la revisión de un expediente si la documentación está correcta, “que no suele ser lo habitual”.

También ha recordado que esta situación se añade a la que se vivía desde principios de año por el reconocimiento de las pensiones de jubilación, que han pasado de tramitarse en un plazo de quince días a más de un mes.