Pedro C. Fernández-Alén: «Muchos jóvenes quizá nunca se incorporen al mercado laboral»

El presidente en funciones del Consejo Económico y Social (CES) advierte de que, con la actual tasa de paro juvenil, corremos riesgo de crear una generación rota. «Lo que no invirtamos hoy, lo gastaremos en desempleo mañana», sentencia

Pedro C. Fernández- Alén es hombre enérgico y ecuánime, amante de la conversación, con un talante que le lanza hacia la búsqueda del diálogo y el consenso. Un atributo que cada día demuestra como presidente en funciones del Consejo Económico y Social de España (CES), cargo que ostenta desde el pasado 26 de junio y que simultanea con el de secretario general Cepyme. Gran conocedor de la economía española y del ecosistema empresarial, es miembro de la Junta Directiva de la CEOE. Entusiasta de la música y el cine, su mayor afición son sus hijos, en quienes se emplea en cuerpo y alma. Porque de la educación de los jóvenes, en su opinión, depende el futuro de España

–Recientemente, el CES ha presentado un informe sobre jóvenes y mercado de trabajo, y las cifras de desempleo entre este colectivo son «espeluznantes»...

–El desempleo juvenil entre 2014 y 2019 se ha duplicado. Los datos son muy preocupantes, ya que su tasa de paro alcanza 43,9%. Estamos hablando de que muchos jóvenes quizá nunca se incorporen al mercado laboral. Corremos el riesgo de crear una generación rota.

–Pero el paro estructural no solo afecta a los jóvenes...

–Existe el peligro de que se genere un desempleo de larga duración que no solo afecte a los jóvenes, sino a los profesionales de mayor edad que están perdiendo su empleo como consecuencia de la COVID. Me refiero a cocineros, camareros o dependientes que, cuando pase esta situación, van a tener complicado recolocarse.

–¿Cuál es la causa?

–Nos quedamos en la inmediatez y no tenemos luces largas para pensar en el medio y largo plazo y en las consecuencias tan devastadoras que va a tener para el futuro económico. Hay que transmitir no sólo a los jóvenes, sino a todos los trabajadores, la importancia de la formación continua.

–Entonces, ¿la formación está en la raíz del problema?

–Hay menos jóvenes que, además, tienen menos competencias y conocimientos que generaciones anteriores. Se necesita una formación específica para ellos, y luego otra de tipo continuo para el conjunto de la población activa.

–¿La FP dual puede contribuir a mejorar la empleabilidad?

–Tenemos un doble problema. Por un lado, la Formación Profesional se aleja de lo que están demandando las empresas. Por otro, la FP dual, que podría solucionar este tema, no se adapta bien a todos los sectores. Y es que en una país donde la gran mayoría del tejido productivo está compuesto por pymes, la FP debería estar dotada de una mayor flexibilidad que permitiera a los trabajadores formarse en ellas.

–¿Y qué ocurre con la formación universitaria?

–Cada vez hay menos alumnos, sobre todo en carreras STEM. Existe muy poca colaboración entre empresa y universidad. Un estudiante no puede acabar Derecho sin saber redactar una demanda.

–¿Qué medidas concretas piden desde el CES?

–Además de una educación adaptada a la realidad del mercado laboral, es necesario fomentar el espíritu emprendedor, especialmente en el ámbito femenino para que cada vez tengamos más mujeres empresarias.

–¿Por qué no funciona el Plan de Choque por el Empleo Joven?

–Necesita no sólo una mayor dotación económica, sino también otras medidas, como potenciar las prácticas en el puesto de trabajo, programas de formación y empleo en áreas en las que sí hay demanda, como las relacionadas con el desarrollo sostenible y las tecnologías, así como la puesta en marcha de políticas orientadas a la contratación de jóvenes .

–¿Habría que dejar a los expertos que hablaran?

–Todo esto se debe hacer en el marco del diálogo social. Los agentes sociales han demostrado que conocen perfectamente la realidad y saben las necesidades existentes. En el CES hablamos de cosas prácticas. Ya hemos dado numerosas muestras de que el diálogo social funciona y que siempre se llega a acuerdos.

–¿Como en el caso de los ERTEs?

–Es una claro ejemplo de diálogo social tripartito entre empresario, sindicatos y Gobierno. Ha sido una medida muy importante, pero que no es suficiente. Hay que seguir adoptando iniciativas porque lo que no se invierta hoy, lo gastaremos en desempleo mañana.

–¿Hacia dónde debe ir el Gobierno?

–Todas las acciones deben ir encaminadas a generar certidumbre.

–¿La situación es tan mala como la pintan?

–La situación es inestable. Y eso no es bueno ni para empresarios ni trabajadores. La incertidumbre es lo peor que le puede ocurrir a la economía. Tenemos a la vuelta de la esquina la campaña de Navidad y todavía nadie sabe en qué condiciones se va a desarrollar.

–¿Hay que tomar medidas ya?

–Sería muy triste llegar al próximo verano y que nos arrepintiéramos de no haber tomado las medidas necesarias

–¿Qué diferencias hay entre esta crisis y la anterior?

–La anterior fue una crisis económica. Ésta es una crisis sanitaria que ha parado la economía

–¿Es la UE nuestra salvación?

–Es el momento de demandar más Europa y de demostrar que las instituciones comunitarias están ahí para algo.