Abertis amplía el desembarco americano y entra en EE UU con la compra de túneles en Virginia

La operación está valorada en unos 1.000 millones de euros y las concesiones tienen aún 50 años de vida por delante

Entrada a los túneles de Elizabeth River CrossingsLa Razóntúneles Abertis Elizabeth River Crossings EE UU

Abertis ha desembarcado en el mercado estadounidense con la adquisición, junto con su socio Manulife Investment Management, del 100% de la concesión de los túneles Elizabeth River Crossing, en el estado de Virginia, operación valorada en unos 1.000 millones de euros.

El activo, con un valor de empresa de unos 2.000 millones de euros, opera desde 2014 cuatro túneles y una autopista en el área de Norfolk, que alberga una amplia zona industrial, y tiene aún 50 años de vida concesional, ha informado Abertis.

La concesión, que estaba hasta ahora en manos de Macquarie Infrastructure and Real Assets y de la constructora sueca Skanska AB, supone la primera gran inversión de Abertis en EEUU y la segunda gran operación de la compañía este año, tras la compra, en junio, del control de la mexicana RCO por cerca de 5.000 millones de euros.

La adquisición se llevará a cabo a través de un consorcio en el que Abertis tendrá un máximo del 68%, que podría reducirse a un mínimo del 51%.

Abertis, que financiará la operación mediante una combinación de efectivo disponible y préstamos ya existentes, da con esta operación un paso más en su estrategia de crecimiento, entrando en un país “con una apuesta firme por la colaboración público-privada y el marco concesional”. “Esta operación ha sido posible gracias al apoyo activo de nuestros accionistas, Atlantia, ACS y Hochtief”, ha destacado en un comunicado el consejero delegado de Abertis, José Aljaro.

Los túneles del Elizabeth River están ubicados en la región de Hampton Roads y son unas de las vías más transitadas del área metropolitana de Virginia Beach-Norfolk-Newport News.

La concesión tiene una duración restante de 50 años, hasta abril de 2070. El activo está totalmente construido y no se prevén inversiones relevantes en el futuro.

Estas infraestructuras representan una conexión esencial a través del río Elizabeth y un enlace fundamental en la red regional de transporte de superficie que conecta Portsmouth y Norfolk.

Consiste en dos túneles de doble sentido, el Downtown Tunnel y el Midtown Tunnel, así como la extensión libre de peaje de la autopista Martin Luther King. Todos ellos operan bajo el sistema de peaje electrónico sin barreras.

Los túneles registraron en 2019 el paso de 102.000 vehículos diarios de media “y han mostrado una fuerte resiliencia en 2020 durante la pandemia del coronavirus, volviendo a niveles prácticamente normalizados de tráfico en los últimos meses”, asegura Abertis.

El activo tuvo un ebitda en 2019 de 60 millones de dólares (50,8 millones de euros) y una deuda neta de 1.127 millones de dólares (954 millones de euros).

La compañía considera que esta adquisición fortalecerá su plataforma de crecimiento en Estados Unidos, un mercado clave que ha explorado de forma activa en los últimos años, y que facilitará el análisis de oportunidades futuras.

La firma canadiense Manulife Investment Management, inversor institucional a largo plazo en el sector de las infraestructuras, ha alcanzado este acuerdo a través de John Hancock Life Insurance Company, su filial estadounidense, que es el miembro del consorcio junto con Abertis.