Los españoles han pagado 1.176 millones de más por no bajar antes el IVA de las mascarillas

El Gobierno no envío su consulta a la UE hasta el pasado viernes, pese a que lleva meses excusándose en la falta de permiso de Bruselas para no recortar el impuesto

El Gobierno ha dado este miércoles un golpe de efecto en el debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado de 2021 con el inesperado anuncio de la bajada del IVA de las mascarillas del 21% al 4%, después de meses de reclamar la oposición, encabezada por el PP y Ciudadanos, esta reducción fiscal y negarse Hacienda al esgrimir las sanciones que impondría Bruselas por este recorte, pese a que otros Estados miembros lo han aprobado con el visto bueno de la UE. Este anuncio sorpresa ha sido el «as» que se ha guardado bajo la manga la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su defensa de las cuentas de 2021.

Después de cerrar la puerta a esta posibilidad durante nueve meses con el argumento de que la UE lo impedía, cuando nadie ya lo esperaba, Montero lo ha anunciado a mitad de su intervención contra las siete enmiendas a la totalidad presentadas por el PP, Vox, JxCAT, Coalición Canaria, Foro Asturias, BNG y la CUP, grupos que exigen el regreso de las mismas al Gobierno. Más allá de que el resto de fuerzas hayan considerado esta rebaja un anuncio propagandista, las incógnitas a despejar son ¿por qué no se ha adoptado antes, sobre todo, en pleno confinamiento y en la primera ola de la pandemia? y si alguien asumirá la factura de más que han pagado los ciudadanos durante este tiempo. La realidad es que el Gobierno no adoptó esta rebaja, que sí se ha aprobado en otros Estados miembros, por su elevado impacto recaudatorio. Es más, la UE niega que España necesitara un permiso para recortar este impuesto. De hecho, remitió este martes una misiva a Hacienda dando vía libre a que lo hiciera, después de que España elevara una consulta al respecto este viernes. Es decir, el Gobierno no envío su consulta a la UE hasta el pasado viernes, pese a que lleva meses excusándose en la falta de permiso de Bruselas para no recortar el impuesto.

Se calcula que por un consumo medio diario de 50 millones de mascarillas el Gobierno ingresa 1.568 millones de euros al año. Por tanto, en estos nueve meses de resistirse contra viento y marea a recortarlo, con el argumento de las eventuales sanciones comunitarias previstas en la directiva sobre IVA, los ciudadanos han pagado 1.176 millones de euros de más. El Ejecutivo no sólo aprobará el próximo martes la rebaja fiscal de este artículo de primera necesidad en estos momentos, sino que también dará vía libre a una caída del precio máximo de las mascarillas quirúgicas, recorte que se estudiará este jueves en la comisión interministerial. Mientras, el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Marugán, ha pedido también la rebaja al 4% del IVA de los geles hidroalcóholicos.